Pelota de papel: fútbol, literatura y solidaridad

Julio 2016

Actualidad

La historia detrás de un libro escrito por 24 jugadores que se animaron a crear un cuento

"Si un solo pibe desembarca en el mundo de la literatura por este libro, la misión está cumplida". Así cierra su prólogo del libro Pelota de Papel Juanky Jurado, periodista y productor general de una idea que sacudió al mundo del fútbol y de las letras: una obra colectiva con 24 cuentos de fútbol escritos por jugadores de hoy y de ayer, ilustrados por reconocidos dibujantes y presentados por escritores y periodistas.

Con 9 mil libros vendidos en apenas un mes, ese objetivo seguramente ya esté cumplido. Pero esa cifra, que seguirá aumentando con la tercera edición que Editorial Planeta ya está haciendo llegar a las librerías, no alcanza a dimensionar la trascendencia social de una obra que tiene dos grandes patas solidarias. Por un lado, todos los que colaboraron con el libro (24 futbolistas/cuentistas, 24 escritores o periodistas/prologuistas y 24 ilustradores, además de Jurado) cedieron sus derechos a la Fundación Sí en Argentina y a otra organización en Uruguay, de modo que todo el dinero recaudado por las ventas vaya directamente a esas entidades. Pero, por el otro, muchos de los protagonistas del libro están yendo a visitar las pensiones de los clubes, escuelas, villas y hasta cárceles de menores para dejar ejemplares y estimular así la lectura entre los más chicos.

"Lo que más nos interesa es que el libro y el fútbol sean herramientas para fomentar la lectura y que los pibes terminen la escuela. Al tratarse de cuentos cortos, que no requieren tanta atención, y escritos por sus ídolos, creemos que el libro puede servir para que muchos se acerquen a la lectura", resume para Revista Cabal, Juanky Jurado, quien con el hoy defensor de Newell´s Sebastián Domínguez tuvieron mucho que ver en la génesis de este proyecto.


Una linda historia
Todo empezó cuando tres jugadores profesionales en actividad y con gusto por las letras le presentaron la idea a Juanky Jurado, periodista con larga trayectoria en el rubro deportivo, hoy en Fox Sports. Se trata del ya mencionado Domínguez y dos amigos suyos, el uruguayo Agustín Lucas (hoy en Miramar Misiones) y el también charrúa aunque nacionalizado peruano Jorge Cazulo (actualmente en Sporting Cristal). A partir de ahí y con el material de ellos garantizado, empezaron a convocar a otros jugadores y entrenadores para que se sumaran a la propuesta. El primer objetivo era tener 11. Con un equipo para salir a la cancha, se daban por satisfechos. Pero la idea fue prendiendo y terminó superando largamente ese número. Finalmente fueron 23 hombres y una mujer quienes mandaron su cuento y muchos más ya se apuntaron para una posible segunda parte.

"La elección de los futbolistas fue puramente intuitiva. Nos encontrábamos y cada uno contaba a quién había contactado. Yo decía que le había mandado un mensaje a Cavenaghi y Seba Domínguez me tiraba que había hablado con Nico Burdisso y que Aimar también se había copado. Y así se fue armando la lista", relata Jurado, a quien además se le ocurrió el (inmejorable) nombre de la obra. "Ahora lo ves y parece obvio quizás, pero estuve seis o siete meses pensándolo. Hasta que un día en casa había una película de fondo en la pantalla del televisor, en la que se veía una campana en primer plano y unos pibes corriendo para el recreo. Entonces me acordé de la pelota de papel, de que yo jugaba con una pelota de papel. Cuando sometí el título al grupo y me apuraron para que lo justificara, se me ocurrió que es la pelota de la escuela, la que usamos donde aprendemos a leer, a escribir y a dibujar, que son las tres cosas que están en el libro".

En definitiva, los 24 cuentistas de Pelota de Papel son Sebastián Domínguez, Roberto Bonano, Pablo Aimar, Nicolás Burdisso, Sebastián Saja, Gustavo López, Agustín Lucas, Mónica Santino, Javier Mascherano, Jorge Bermúdez, Adrián Bianchi, Fernando Cavenaghi, Facundo Sava, Jorge Valdano, Sebastián "Papelito" Fernández, Jorge Cazulo, Juan Pablo Sorín, Ángel Cappa, Kurt Lutman, Juan Manuel Herbella, Nahuel Guzmán, Rubén Capria, Gustavo Lombardi y Jorge Sampaoli. Entre los escritores y periodistas que presentan los cuentos están Eduardo Sacheri, Alejandro Dolina, Ezequiel Fernández Moores, Daniel Arcucci y Reynaldo Sietecase, entre otros. Y en cuanto a los ilustradores tal vez lo más curioso sea que uno de ellos es Jorge Guzmán, padre del arquero de la Selección Argentina y del Tigres de México Nahuel, quien también participó escribiendo.

Todos a escribir
El reconocido periodista, docente y cuentista Ariel Scher (autor de libros como Contar el juego, La pasión según Valdano y Fútbol en el Bar de los Sábados, entre otros) también se sumó al proyecto casi desde el comienzo como editor y le contó a Revista Cabal detalles del proceso creativo. "Empecé a trabajar con algunos jugadores en el intercambio para ver cómo iban generando los cuentos. Y la verdad es que aprendí un montón de ellos, porque tenían sus propias búsquedas, sus registros, su capacidad de ir y venir según las sugerencias que salían de la interacción. Y me generaron montones de conmociones los textos, no porque hayan sido escritos por jugadores, sino porque los cuentos son buenos".

La idea de un libro escrito por futbolistas puede despertar muchos prejuicios. Muchas veces asociados con la fama y el dinero o con la triste realidad de tener que abandonar los estudios para desarrollar una carrera deportiva y darle un sostén económico a una vida de carencias, en Pelota de Papel dan una clarísima muestra de sentido terrenal y esfuerzo. "Escribir es tomar la decisión. Yo no sé si uno tiene o no tiene la capacidad de las cosas. Sí creo que, y este libro en ese sentido me enseñó mucho, las capacidades se despliegan, se entrenan y se estimulan. Aquí ocurrió eso, porque mucha gente encontró un conducto, una vía, un pretexto genial para expresarse. Y después todo se labura. Pero, además, el sentido central de esto es que se trata de una construcción colectiva, es un libro de muchos para muchos y, aún siendo respetuoso de todas las aventuras que propone la vida, las aventuras que son colectivas son especialmente extraordinarias", analiza Scher.

Pelota de Papel, como libro, entretiene y ayuda a quienes lo necesitan. Pero como historia y construcción colectiva nos deja enseñanzas mucho más duraderas.