Crítica de cine: Operación Antrhopoid

Noviembre 2016



Entretenimientos

Operación Anthropoid. (Anthropoid. República Checa, Gran Bretaña y Francia, 2016). Dirección y fotografía: Sean Ellis. Guion: Sean Ellis y Antonhy Frewin. Intérpretes: Cillian Murphy, Jamie Doman, Charlotte Le Bon, Ana Geisleová, Harry Lloyd, Toby Jones y otros. Duración: 120 minutos. 

La historia de la resistencia al nazismo en varios de los países ocupados por sus tropas tiene episodios realmente de leyenda. No todos se conocen como es debido o se recuerdan siempre. El nivel de heroicidad que requería pelear contra los nazis solo es posible pensarlo si se repara en el peligro que significaba enfrentar la brutalidad y el sadismo que éstos desplegaban en los países que invadían. Operación Anthropoid lo prueba una vez más y de una manera rotunda, por si hiciera falta más datos de lo que hacían estas bestias en los territorios que asolaban. El título al que alude la película de director británico  Sean Ellis es un hecho real ocurrido en la ciudad de Praga, capital de la antigua Checoeslovaquia, hoy Republica Checa. Es el atentado que un grupo de resistentes checos llevó a cabo en 1942 contra el jerarca hitlerista Reinhard Heydrich.

     ¿Quién era este personaje? Nada menos que el jefe de la Oficina Central de Seguridad del Reich, después de haberlo sido de la Gestapo y la SD (Servicio de Inteligencia de la SS). Era el tercer hombre en importancia dentro de la nomenclatura nazi, después de Hitler y Himmler. Su fama no la tuvo, sin embargo, por la alta jerarquía que ocupaba en el régimen sino por la extrema crueldad con que se manejaba en todos los lugares donde ejercía su poder, rasgo que hizo que fuera bautizado como “El carnicero de Praga”, “El Verdugo” y “La Bestia Rubia”. En el tiempo de la película, Heydrich fungía como reichsprotektor del Protectorado de Bohemia y Moravia (actual República Checa), que había sido ocupado por tropas nazis con posterioridad a Polonia.

      Este largometraje cuenta las alternativas de la preparación y ejecución del atentado contra Heydrich y las consecuencias represivas que comportó después de concretado. En el ataque fue herido el jerarca nazi, que luego murió en un hospital de la ciudad. Y también todos aquellos que habían participado en la operación. Luego del atentado contra Heydrich, el ejército alemán organizó un dispositivo gigante para dar con el paradero de los responsables de ese golpe de comando. Y los localizó, debido a una traición, en una iglesia de Praga a la que destruyó en gran parte para asesinar a los refugiados, que eran siete paracaidistas cuyos nombres reales salen en el final de la película como homenaje a la valentía con que honraron su misión. 

     Cillian Murphy, actor irlandés camaleónico según los críticos (que se ha visto en films como Vuelo nocturno, Batman Begins y El viento que agita el prado), y el inglés Jamie Dornan (Cincuenta sombras de Grey o la serie televisiva The Fall) son los dos paracaidistas checos enviados por el gobierno de su país en el exilio, desde Londres, para encabezar el grupo que realizará el atentado, formado por otros paracaidistas y distintos miembros de la resistencia en la propia Checoeslovaquia. La historia está bien contada y tiene vicisitudes que realmente atrapan al lector, que van desde las disidencias, entre los propios miembros de la resistencia, sobre la oportunidad de intentar matar a Heydrich hasta dos historias de amor que se tejen en el medio de todos los avatares previos al hecho. A algunos miembros de la resistencia les parece que el atentado es una locura, por las consecuencias represivas que traerá aparejadas, pero terminan finalmente aceptándolo, sobre todos quienes han sido enviados especialmente a Praga para encabezarlo. Las escenas del golpe y la cacería posterior desatada por el ejército invasor casa por casa, da lugar a una media hora final de la película intensa  en acción y dramatismo, porque, jugados totalmente a esa aventura, los implicados en ella aceptan con estoicismo y enorme valentía lo que saben será una muerte segura y muchos de ellos, después de gastar la mayor cantidad de cartuchos posibles para eliminar nazis, terminan tomando cianuro o ultimándose con el último tiro de su pistola para no caer en manos del enemigo. Filmada en una tonalidad entre ocre y oscura, que le da un clima especialmente sombrío a la historia, el relato cuenta con un excelente elenco de actores que componen sus papeles con mucho vigor y convicción. Un buen film para nutrirse de un hecho histórico que debería servir como ejemplo a las sociedades para no cometer los mismos errores, pero que con excesiva frecuencia la gente olvida o cree que lo que ve es solo un hecho del pasado.

Notas relacionadas