El análisis de los espectáculos

Abril 2018

Entretenimientos

Uno de los libros recomendados de este mes es El análisis de los espectáculos de Patrice Pavis publicado por Editorial Paidós

Conocido en los ámbitos de enseñanza de teatro por su famoso Diccionario del Teatro, que ya ha tenido varias ediciones, el francés Patrice Pavis es un investigador y estudioso de los temas escénicos desde hace muchos años y su labor pedagógica –ha sido profesor en la Universidad de París VIII y en la Universidad de Kent, Canterbury- y obra escrita exceden largamente la de aquel libro de definiciones que, como saben quiénes lo tienen a mano, es de mucha utilidad y saca a menudo de apuro a quienes abrigan dudas o necesitan urgente algún conocimiento relacionado con el lenguaje dramático. Buenos Aires conoce bien a este catedrático porque ya ha visitado la ciudad en varias ocasiones. Además de otros títulos de una producción suya que es prolífica, Pavis ha añadido ahora, publicado por la misma editorial que dio a conocer el diccionario, el ensayo El análisis de los espectáculos, una meticulosa indagación y rastreo en el arsenal de instrumentos que se pueden utilizar para ejercer esa tarea en el campo del teatro, el mimo, el cine y la danza y danza-teatro, y que, es muy seguro, será un nuevo material de consulta más para críticos, estudiosos y docentes en cualquiera de los territorios en que desarrolle su actividad. Pavis, que de entrada afirma que “el análisis del espectáculo supone una tarea desmesurada que tal vez supera las competencias de una sola persona”, todas las cuales implican para el especialista un arduo esfuerzo para nutrir su mochila de herramientas válidas y no de cualquier chatarra, divide el libro en tres partes. La primera es una puesta al día del estado de la investigación sobre la materia en el presente y el punto al que ha llegado la renovación de la teoría relacionada con el análisis de espectáculo, que en Francia tiene pensadores y críticos tan relevantes como Roland Barthes o Bernard Dort, y más hacia la actualidad a Anne Ubersfeld y André Helbo, y haciendo un poco de historia al propio Bertolt Brecht en Alemania. Esa primera parte se completa con una descripción de los instrumentos que usa el investigador o crítico en el análisis (notas, documentos, cuestionaros, saber previo, etc.) La segunda parte es un mapa prolijo de los componentes escénicos que forman parte del objeto de análisis del especialista: el actor, la voz, la música y el ritmo, el espacio, el tiempo y la acción, el texto y otros elementos constitutivos de la representación. La culminación del ensayo incluye una tercera parte volcada a la reflexión sobre las condiciones de la recepción, un aspecto de la labor de la meditación sobre los espectáculos que se debería considerar con más atención y que a menudo se lo ignora. En síntesis: un nuevo aporte de Pavis al que los amantes del teatro recibirán y leerán con seguridad agradecidos.

Notas relacionadas