Libros recomendados: Bravas de María Seoane

Noviembre 2014



Entretenimientos

Uno de los libros recomedados de este mes es Bravas de María Seoane (Editorial Sudamericana)

A Alicia Eguren y Pirí Lugones el destino les tenía reservado el mismo recorrido. Estudiantes de Filosofía y Letras cuando la vanguardia intelectual y política empezaba a despertarse frente al surgimiento del peronismo, ambas fueron marcadas por el fuego de la política, el sexo, y el arte. Comprometidas con la izquierda latinoamericana terminaron desaparecidas por su participación en el peronismo revolucionario.
Alicia fue secuestrada en la ESMA en 1977 y Pirí fue asesinada el 18 de febrero de 1978, exactamente el mismo día pero 40 años después del suicidio de su abuelo Leopoldo en el Tigre.
Alicia Eguren y Pirí Lugones fueron escritoras, periodistas, editoras, traductoras y conspiradoras. Protagonistas de una violencia que consideraron una fatalidad, se involucraron de lleno en la construcción de un destino colectivo de justicia y solidaridad, y participaron de todos los debates sobre el destino de la Argentina, América latina y el Tercer Mundo.
Alicia y Pirí nacieron en los años veinte. Alicia, primogénita de una familia de profesionales de cuño radical y peronista; Pirí, nieta del gran poeta nacional Leopoldo Lugones, intelectual del régimen de la derecha conservadora y golpista de los años 30, e hija del policía que introdujo de la picana eléctrica para la persecución de opositores.
Ambas estudiaron Filosofía y Letras, lucharon contra el sometimiento de las mujeres, creyeron en el sexo libre y conocieron el amor entre las sábanas de la revolución junto a intelectuales y militantes de fuste: John William Cooke y Rodolfo Walsh.
Ambas fueron nacionalistas, guevaristas y defensoras de la epopeya rebelde en Cuba. La vida de Alicia estuvo marcada por clandestinidades, destierros y pérdidas. La vida de Pirí por pasiones, desafíos y suicidios.
Las dos iluminaron la vanguardia cultural y política de los años sesenta y setenta en la Argentina.
Perseguidas y asesinadas por la dictadura militar, ambas se merecen esta memoria.