Ofertório (Ao vivo)

Octubre 2018

Entretenimientos

El disco de Caetano, Moreno, Zeca y Tom Veloso.

Tuvo que editar cincuenta y tres discos en medio siglo para darse el que quizá sea el gusto musical más grande de una vida consagrada al arte. Todo empezó hace el año pasado, cuando Caetano Veloso reunió por primera vez a sus tres hijos para subirse juntos a un escenario (antes lo había hecho con los dos mayores). El espectáculo, Ofertório, fue presentado en San Pablo el 27 de octubre de 2017 y luego emprendió un largo viaje intercontinental. Así, Moreno (46), Zeca (26) y Tom (21) se sentaron, literalmente, junto a Caetano (76), para encarar un repertorio mayormente integrado por composiciones de su padre, a las que les hicieron sus propios aportes.

El disco original, con 28 temas, por efectos de la crisis tiene una versión local con la mitad de pistas, algo que, además de cantidad, le quita diversidad. Pero no calidad. Con una formación básica de tres guitarras y bajo, sobre un escenario despojado, el cuarteto por momentos tiene el chelo que le aporta Moreno o el piano eléctrico de Zeca y muchas veces las voces de los cuatro, como en la bella versión de O seu amor, de Caetano y Gilberto Gil, que abre la edición nacional. Luego, una versión de Boas vindas, del disco Circuladô, a todo ritmo y frescura. En Todo homem, de Zeca, destaca la voz en falsete de su autor, que cierra con hermoso coro familiar que canta “todo hombre/ necesita un amor”. Luego Genipapo absoluto, del álbum Estrangeiro, donde otra vez el trabajo vocal de los Veloso vuelve a lucirse.

En Um passo a frente, de Moreno y Quito Ribeiro, el mayor de los hermanos Veloso lleva la voz cantante, mientras que quien lo hace en Clarão es Tom, el menor, también autor del tema. Le siguen A tua presença morena, del álbum Qualquier coisa, con tres guitarras y Moreno en pandeiro, y Oraçao a tempo, de Cinema trascendental, un clásico de Caetano con Zeca al piano, Tom en el bajo y Moreno en el pandeiro y el coro, que el tiempo, justamente, no hizo más que mejorar y otorgarle un sentido aún mayor. En Alguém cantando, del disco Bicho, vuelve a escucharse la bella voz de Zeca y un cierre a capella a cargo de los cuatro.

Ofertório, el tema, una composición reciente de Caetano que interpreta solo, tiene esa carga melancólica a la que su autor sabe recurrir de tanto en tanto con maestría. La lista sigue con Reconvexo, que solo había sido incluido en otro disco en directo, Multishow ao vivo Abraçaço; con Ela e eu, una maravilla de Caetano que había tenido una versión inolvidable de Maria Bethânia, su hermana, en el disco Mel, y con Um canto de afoxé para o Bloco do Ilê, del recordado Cores, nomes. En su edición made in Argentina cierra con el clásico Força estranha, que hasta formó parte de la banda de sonido de una popular telenovela, Os gigantes, de finales de los años 70, en la voz de Gal Costa.

Como su música, Caetano no logra envejecer. Más aun, él y su arte parecen fortalecerse con la compañía de sus tres hijos en plan artístico familiar. Ofertório es la prueba más contundente.

Notas relacionadas