Porque lo decimos nosotros

Julio 2017

Entretenimientos

Uno de los libros recomendados de este mes es Porque lo decimos nosotros de Noam Chomsky publicado por Editorial Paidós.

Además de ser profesor en Lingüística en el Instituto de Tecnología de Massachusetts -una especialidad en la que se ha destacado por sus reconocidos trabajos académicos-, Noam Chomsky ha escrito numerosas obras sobre filosofía, historia de las ideas y política internacional contemporánea. Y es en esta última faceta de su actividad intelectual en la que ha tenido más repercusión en el campo editorial, por la sencilla razón que la gente se acerca más a la literatura de naturaleza política que a la filosófica o lingüística. Y también porque, en su caso, esa literatura tiene el carácter de una coherente y fuerte postura crítica frente a la política de los Estados Unidos tanto en su propio territorio como en el ámbito de sus relaciones con otras naciones. Y respecto de las consecuencias que esa postura de Washington ha traído para el planeta.

       Temas como el cambio climático, la expansión del Estado Islámico, el terrorismo, la política nuclear, la guerra cibernética, la seguridad del mundo, el acoso de Israel a Palestina, la doctrina Obama, la necesidad de “desamericanizar” el planeta y muchos otros son analizados en este trabajo a través de distintos artículos que Chomsky ha elaborado, entre 2011 y 2014, por encargo de The New York Times News Service & Syndicate. El libro incluye  artículos brillantes y de una gran consistencia, entre ellos uno  sobre las razones por las que se ataca con tanta fiereza y continuidad a la educación pública en Norteamerica, que desde la aparición de entidades históricas como la Comisión Trilateral y el Memorando Powell de 1971 ha calificada a ese ámbito como un espacio “para adoctrinar a la juventud”.  Y en ese aspecto destaca  las medidas utilizadas por la élite financiera para reducir los fondos dedicados a esa educación en Estados Unidos, pero uno podría agregar que también en muchos lugares del orbe, incluida la Argentina de los dos últimos años. Es también ejemplar el último de los artículos denominado “El Búho de Minerva” en el que describe la posibilidad de que la civilización humana pueda estar acercándose a un ignominioso final por culpa del irracional descuido del medio ambiente, tendencia que si bien tiene un largo historial de décadas en su criminal práctica, se ha acentuado hasta extremos increíbles durante la reciente etapa del capitalismo.

        Todas las páginas de este libro exhalan un mensaje que Noam Chomsky transmite hace más de cincuenta años de militancia intelectual. Y ese mensaje afirma que la resistencia exige una combinación de esperanza, visión clara de lo que se quiere hacer, valentía y voluntad de exigir responsabilidad al poder, sin perder de vista los deseos, aspiraciones y los sueños de aquellas capas de la población que padecen un sufrimiento impuesto estructuralmente por el sistema y, por consiguiente, evitable. En forma perspicaz y convincente, Chomsky señala que si esa resistencia no se extiende al conjunto de la población, a los colectivos sociales, no solo la democracia y la dignidad humana están en peligro, sino también la supervivencia del planeta.  Un detalle digno de ser contado por lo que revela de la hipocresía de la democracia de los Estados Unidos. Lo transcribe en su lúcida introducción el prologuista Henry A. Giroux. Los comentarios publicados en este volumen son una recopilación de columnas de prensa escritas por Chomsky y distribuidas por el New York Times Sindycate a los periódicos del extranjero, a fin de que las publiquen. Pero muy pocas veces llegan a aparecer en los periódicos o diarios estadounidenses debido a la decisión de que no sean leídas por los compatriotas del pensador. Pero eso no debe sorprender: hace algún tiempo los censores militares estadounidenses incluso prohibieron que se distribuyera una compilación anterior de comentarios del autor: Intervenciones.