Entrevista con Hernán Goldfrid

Noviembre 2017

Entrevistas

El joven director de la serie que este año batió récords en HBO reivindica el policial clásico y se define como un amante de los géneros.

Jardín de bronce se convirtió en una de las series más vistas de HBO durante 2017. Fueron solo ocho capítulos a lo largo de los cuales Fabián (Joaquín Furriel) intenta desesperadamente encontrar a su hija Moira, de apenas cuatro años, quien de una forma inexplicable desaparece cuando se dirige hacia un cumpleaños. Fue el joven director Hernán Goldfrid quien junto a su colega Pablo Fendrik se puso al hombro la tarea de dirigir este policial clásico basado en la novela homónima de Gustavo Malajovich. "Queríamos contar un policial totalmente universal que transcurría en la ciudad de Buenos Aires, pero al final la ciudad terminó convirtiéndose en protagonista. Porque como dice uno de los personajes, ‘se había tragado a Moira’", señaló a los medios el propio Goldfrid acerca de la serie que además de Furriel contó con un reparto de lujo: Luis Luque, Julieta Zylberberg, Romina Paula, Claudio Tolcachir, Gerardo Romano, Daniel Fanego, Mario Pasik y Norma Aleandro fueron algunos de los encargados de recrear el exitoso thriller.

Cuatro años antes Goldfrid había incursionado ya en el policial. Fue con Tesis sobre un homicidio, que contó con el protagónico de Ricardo Darín y se estrenó el caluroso verano de 2013. Basada en la primera novela de Diego Paszkowski, la película cuenta la historia de un profesor universitario que está convencido de que uno de sus alumnos ha cometido un asesinato. “El libro, la historia, los diálogos, la propuesta, el estilo”, enumeraba Darín los atributos del film que lo llevaron a aceptar el protagónico, agregando que “cuando Hernán me comentó de qué forma pretendía filmar este relato, eso me terminó de convencer”.

Pero su ópera prima nada tuvo que ver con el género. Música en Espera (2009) es una comedia romántica protagonizada por Diego Peretti y Natalia Oreiro en la que también actuaron Norma Aleandro y Rafael Spregelburd y cuyo guion estuvo a cargo de Patricio Vega y Julieta Steinberg. La crítica y el público adoraron el film. “Un guion funcional con situaciones ingeniosas y una infrecuente capacidad para el diálogo punzante (y el remate humorístico), una narración con mucho timing, una pareja con química, buenos intérpretes para los atractivos personajes secundarios y un acabado técnico muy cuidado”, sostuvo el diario La Nación. “Jugada a la comedia brillante, Música en espera se parece más a Ayuno de amor, de Howard Hawks, que a la mezcla de convencionalismo, medianía y costumbrismo blando que el cine argentino suele entender por ‘comedia romántica’”, escribió por su parte Página/12.

Mientras tanto Goldfrid se define como un gran amante del cine que lo que quiere es, justamente, seguir explorando distintos tipos de mundos. Creció viendo ET, Flash Gordon, Volver al futuro y Los goonies y desde chico le despertó curiosidad saber cómo se crea un mundo de fantasía y la idea de, tal vez, intentar ser parte de esa creación. “El género es una llave que abre una puerta a diferentes mundos”, advierte el director. Y concluye: “De ahí la idea de lanzarme a explorarlos”.