Entrevista a Miriam Molero

Enero 2018

Entrevistas

Con una larga trayectoria en los medios la periodista especializada en literatura publica su primera novela: El Rapto un policial negro cargado de humor. 

Es periodista y tiene una larga trayectoria en las áreas de cultura y espectáculos de los principales  medios de comunicación.  En la actualidad es columnista de literatura en Radio Mitre (Sábado Tempranísimo) y en la TV Pública (Pura Vida9.  Es una ávida lectora y gran defensora de las bibliotecas públicas.   Ella es Miriam Molero y acaba de su primera novela, El rapto.

“Es entretenida, inteligente y está bien escrita”, dijo del libro nada menos que la escritora Claudia Piñeiro. “Tiene muchas capas de lectura”, agregó. Es que la historia arranca con la sugestiva ausencia de un profesor de semiología, una ausencia de la cual hasta último momento se desconocen los motivos. Lo buscan un ex convicto y una viuda que no logra procesar su duelo, y en esa búsqueda se topan con una prostituta rebelde, una orden eclesiástica disidente y un artista del porno, en tanto secuestrador y secuestrado mantienen una serie de conversaciones de las que ante todo pueden extraerse valiosas preguntas: ¿qué pasa si la libertad que consideramos preciada es ilusoria?; ¿y qué sucedería si no hay hacia dónde escapar, si la red que nos envuelve es infinita? ¿Qué si nos damos cuenta de que hay un poder detrás de las cosas que decide por nosotros? ¿Un poder que elige, incluso, la existencia misma de lo que nos rodea?

El rapto, además de un secuestro, puede ser también un lapsus, un arrebato, una forma del azar capaz de urdir una trama más elaborada que todos los cálculos y previsiones de quienes quieren controlar la ilusión de la libertad. Como quien lanza una piedra al aire y no puede medir las consecuencias de ese acto. Con ese infinito de posibilidades la novela sorprende y atrapa al lector”, anticipa una de las prometedoras reseñas.

 “Para mí es una comedia policial. O comedia de intriga. O comedia negra”, analiza la propia autora de esta historia que mezcla el humor con la reflexión, la intriga con el desparpajo y en última instancia, la perplejidad de un mundo en el que todos estamos conectados.