Entrevista a Nora Cárpena

Julio 2015

Entrevistas

La famosa y admirada actriz de tantos éxitos televisivos y teatrales, conversó con Revista Cabal para contarle algunas de sus nuevas experiencias en la radio y la escena. Para el primer medio está haciendo un ciclo con obras de Migré y otros autores célebres y para el segundo un programa de teatro leído con títulos de clásicos argentinos en el Cervantes, sin contar el éxito en Av. Corrientes de la obra Mujeres de ceniza, que encabeza.

Figura tan reconocida por su larga presencia en la televisión y el teatro argentinos como por su belleza y magnestismo, la actriz Nora Cárpena sigue dando, a sus radiantes 70 años, buenas y exitosas batallas en el medio artístico. Su último e importante logro, sin abandonar el teatro ni la pantalla chica, ha sido reflotar para la radio un ciclo de novelas y obras famosas que, adaptadas a las características del medio, tienen hoy una sostenida audiencia los sábados a las 22 horas. El ciclo comenzó hace tres años como un homenaje al autor Alberto Migré, de quien fue una de las actrices preferidas, y se inició como una suerte de miniradioteatro que ocupaba espacios de quince minutos. Pero, poco a poco, fue adquiriendo otra forma y envergadura. “Un paso fundamental para dar ese paso –explica la actriz- fue que Radio Provincia, que es la emisora por donde se emiten las obras, aceptara uno nuevo y nos aumentara el presupuesto. Empezamos con obras de Migré, aunque adaptadas a la época, y con el tiempo pasamos también a otro tipo de novelas. Hemos hecho La dama de las camelias, por ejemplo, cuyo papel principal, de Margarita Gautier hizo Ileana Calabró. Y también otros títulos y hemos tenido invitados muy famosos como Moria Casán.”

    Le preguntamos si había hecho radioteatro antes y responde: No, mi trabajo más importante se hizo en la televisión y el teatro. Creo que solo una vez, y solo porque me convocaba Migré, fui a interpretar un papel en una de las novelas que el pasaba por radio Continental. En televisión sí me cansé de trabajar con él. Pero, con Victor Agú, que fue un amigo y colaborador esencial de Migré, un hombre que conocía a la perfección su mundo, teníamos desde hace rato esta idea de retomar sus radioteatros  y veníamos bregando para que el proyecto fuera aprobado. Fuimos a un montón de radios y no resultó. La verdad es que no nos dieron bolilla. Y un día hablé con el gobernador Daniel Scioli y nos dio el espacio en AM1270, Radio Provincia. Y nos hizo armar la radio acá, en la Casa de la Provincia, Callao 237, para que lo grabáramos e hiciésemos con público. Si no hubiéramos tenido que ir a grabar a La Plata. La entrada es gratuita y siempre se llena de gente. Es como si hiciéramos teatro, pero en forma de radioteatro. También damos funciones especiales para personas no videntes o con problemas acústicos. Es un emprendimiento del que Agú y yo estamos muy orgullosos. La radio sigue siendo un medio fascinante y es una pena que no se la aproveche más para la ficción. En nuestro ciclo han actuado cantidad de actores y actrices que no trabajan y que gracias al radioteatro han podido participar: Irma Roy, Beatriz Taibo, Guido Gorgatti, Aldo Kaiser. Son actores grandes y saben tanto, que hacen la radio con una personalidad increíble.” 

    Después de haber actuado el año pasado en televisión en las novelas Esa mujer con Andrea del Boca y Somos familia con Leo Estevanez, Nora Cárpena ha repetido en 2015 él éxito teatral que el año pasado tuvo en la calle Corrientes y luego en la temporada de verano de Mar del Plata con Mujeres de ceniza, de Sergio Marcos y Martín Guerra. Es una comedia con tonos dramáticos, pero muy divertida y que hace pensar, dice. La actriz ha hecho excelentes migas con el teatro a lo largo de su carrera. Brujas y Flores de acero, en las que ella actuó como figura protagónica junto a otras figuras muy destacadas, tuvieron gran repercusión y permanencia en la cartelera. En Mujeres de ceniza hace de Clara, una mujer que enviuda e invita a sus tres mejores amigas (interpretadas por Mercedes Carreras, Zulma Faiad y Silvia Montanari) a comer y hablar de los temas de su vida.

Otra gran conquista de la actriz en estos últimos meses, ha sido conseguir que el Teatro Cervantes accediera a organizar un ciclo de teatro leído con público, como radioteatro también, en la sala Trinidad Guevara. La serie arrancó en junio pasado con Las de Barranco, de Gregorio de Laferrère, y continuará en los meses siguientes con Bendita seas, de Alberto Novión; M’hijo el dotor, de Florencio Sánchez; Un guapo del 900, De Samuel Eichelbaum; El debut de la piba, de Roberto Cayol; Los disfrazados de Carlos Mauricio Pacheco y El casamiento de Laucha, de Roberto Payró. “Nuestra idea es que esto sea hecho en forma de radio, pero también grabarlo a fin de ver si en el futuro se puede pasar en los colegios para que se conozca el teatro argentino –explica Nora Cárpena-. Es lo que me gustaría que ocurriera y es por lo que estoy conversando con distintas personas. La idea es que continuemos con este ciclo el año que viene, porque el repertorio de obras argentinas que tenemos es enorme y de mucha calidad. Benditas seas, que va en julio, que tiene para mí un significado muy especial. La hice durante una gira teatral a España cuando tenía 14 años. En esa versión el personaje de Aniceto lo hizo mi padre, Homero Cárpena, que era acompañado por una actriz española y luego lo fue por mi mamá, Haydée Larroca, cuando todavía trabajaba de actriz. Y recuerdo que actuaban también allí Mabel Michel, que es la mamá, ya fallecida, de Claudio Gallardou. Hacía de Julia. Y el papel de Javier, que ahora hace Claudio, lo hacía su papá, José Adolfo Gallardou, conocido también como El Indio Apachaca. Mi personaje era un peoncito que ahora no está en la obra que hacemos. Como era una gira y había papeles chiquitos que cubrir, los solía hacer yo. Hacía de todo. Fue un tiempo hermoso.”

       Las voces de los actores en una sala de reuniones de la Casa de la Provincia, donde se hizo la entrevista, suenan detrás, algo imperiosas, como si tuvieran que resolver algo rápido. No suenan aterciopeladas como en el radioteatro. Nora sonríe y damos por finalizada la charla.