Entrevista al actor Esteban Meloni

Diciembre 2016



Entrevistas

Más interesado por el cine que en otros momentos de su carrera, al actor bahiense también se lo puede ver en la versión de Otelo que se está presentando en el Teatro Regio.

 

 

Al recorrer la trayectoria actoral de Esteban Meloni lo primero que se advierte es que desde que arrancó allá por 1996 con la tira 90 60 90 modelos nunca paró. Si para muchos actores hay momentos de sus carreras más televisivos, cinéfilos o teatrales, para Esteban no, aunque hoy día esté más interesado en crecer en la pantalla grande. En los hechos, hace ya varios años que tiene presencia en las tres ramas de la profesión.

La historia de Meloni no es muy distinta a la de tantos otros actores llegados del interior del país. En su caso, dejó Bahía Blanca, donde nació hace 40 años, a los 18. Hasta la despedida tuvo un  condimento bien escénico: sus padres y dos amigos fueron a despedirlo a la terminal de ómnibus. "Lloré hasta quedarme dormido", confesó alguna vez recordando aquel momento. Hasta entonces su única experiencia importante en Bahía había sido un papel infantil en la ópera La Boheme, que se había realizado en el Teatro Municipal.

Tampoco fue muy diferente una vez arribado a la gran metrópoli: anotarse en una escuela de teatro, trabajar de lo que sea y recorrer castings. En su caso, su primer maestro fue Raúl Serrano, con quien estuvo tres años. Y entre los trabajos por fuera de la profesión el que más recuerda es el de mozo del Hotel Alvear.

Los primeros resultados positivos en los castings a los que se presentaba los obtuvo en las tiras 90 60 90 modelos y Trillizos, dijo la partera. Allí hizo sus primeros bolos. Pero en Trillizos..., protagonizado por Guillermo Francella, su personaje anduvo bien y terminó firmando un contrato por dos meses. A partir de ahí, sus trabajos televisivos fueron ganando consistencia. Verano del 98, la tira adolescente de Telefé que terminó siendo un gran semillero de actores hoy consagrados, lo tuvo entre sus filas en el año 2000. Son amores, Los Roldán, Floricienta y un larguísimo etcétera dan cuenta de que desde entonces y hasta hoy se mantuvo siempre en los primeros planos televisivos.

El cine es tal vez hoy el espacio que Meloni más quiere desarrollar. Si bien lleva más de diez años filmando, aún sigue ávido de nuevos proyectos. Este año se estrenó Primavera, película de Santiago Giralt sobre el despertar amoroso de un niño de 11 años que lo cuenta entre su elenco. Y está terminando de grabar El jardín de la clase media, film que probablemente vea la luz el próximo año.

En cuanto al teatro, esa encantadora pasión para la mayoría de los actores, Meloni también tiene un extenso currículum. Además de iniciarse con Serrano, luego también ha pasado por las clases de Julio Chávez, Elena Tritrek y Javier Daulte. Hoy se lo puede ver en la adaptación que Martín Flores Cárdenas y Francisco Grassi hicieron de Otelo, la obra de William Shakespeare, que a la luz de la fuerte condena social que hay actualmente respecto de la violencia de género ha cobrado un renovado interés, ya que justamente todo gira alrededor de un femicidio. Se lo puede ver jueves, viernes, sábados y domingos en el Teatro Regio, de la ciudad de Buenos Aires.