Entrevista al grupo Canticuénticos

Septiembre 2018

Entrevistas

Reconocido como “la más importante aparición de música para chicos de los últimos tiempos”, el conjunto litoraleño apuesta en su último disco por la diversidad.

“Cantar utilizando los géneros folklóricos argentinos y latinoamericanos”, explica Gonzalo Carmelé una de las premisas de la agrupación Canticuénticos, que también se propone -siempre de acuerdo al músico- “lograr hacer un aporte al cancionero popular infantil”.

Nunca pensaron el proyecto con un fin de masividad, y sin embargo su tema “La cumbia del monstruo” ya lleva en Youtube 28 millones de reproducciones, amén de la increíble convocatoria en teatros y la enorme respuesta en redes sociales (por caso 153 mil almas le dieron like a su página en Facebook) de esta banda para chicos oriunda de Santa Fe.

Fue en 2009 cuando lanzaron “Canticuénticos Embrujados”, al que le siguieron “Nada en su lugar” (de 2013 y con el hit “La cumbia…”, además del célebre “Mamboretá”) y “Algo que decirte” (con temazos como “Bate con la cucharita” y el tierno “Noni noni”, de 2015). Este 2018 fue el año de “Por qué, por qué”, un álbum en el que no solo continuaron con las buenas canciones bellamente interpretadas, sino que terminaron además de consolidarse como un grupo deliberadamente actual. 

Es que este último disco trae temas como “Vamos a jugar” (donde dice cosas como “Quién dijo que los juguetes son de nene o nena, si vamos a vivir juntes, juntes hay que jugar); o “Hay secretos”, en el que habla de que “no se tienen que guardar los secretos que hacen mal”.

“Desde Santa Fe, Argentina, buscamos acercar a los chicos a un patrimonio cultural que les es propio. Con tonada provinciana y canciones originales que se mueven al ritmo del folklore argentino y latinoamericano, jugamos con el humor, la sorpresa, la emoción y la creatividad”, expresa desde su web la agrupación integrada por Ruth Hillar (cantante, flautista, acordeonista y autora de todos los temas del último álbum); Daniela Ranallo y Laura Ibáñez (cantantes); Daniel Bianchi (guitarrista); Nahuel Ramayo (acordeonista y arreglador) y el mencionado Gonzalo Carmelé, bajista de la banda.

Camino a sus primeros diez años de trayectoria, los Canticuénticos supieron ganarse gracias a su originalidad el mote de ser “la más importante aparición de música para chicos de los últimos tiempos”, una calificación que demuestra que no solo lo estereotipado y rabiosamente mediático es capaz de triunfar en el medio infantil. Ya lo dijo Hillar en una reciente entrevista: “A nosotros nos parece que tenemos que abrirles a los chicos un terreno lo más amplio y diverso posible, como para incentivar sus ganas de preguntar”. En el título de su último trabajo está la más fehaciente prueba de que todo es cierto.