Entrevista al periodista Norberto Vilar

Abril 2019

Entrevistas

Durante toda una tarde otoñal, y con los últimos reflejos del sol sobre los mullidos sillones de la sala previa a la oficina de trabajo de Norberto Vilar, Revista Cabal conversó largamente con el veterano y prestigioso periodista, antiguo batallador en los medios por el buen oficio de informar con veracidad, hoy tan vapuleado, sobre su nueva creación comunicacional: la revista digital sobre temas internacionales Gracus. También abordó el análisis de una época cada vez más difícil para generar interés en un público lector crecientemente asediado por las distorsiones y el ocultamiento que provocan las grandes corporaciones mediáticas. 

Entre los muebles y la pequeña mesada de la sala donde el dueño de casa suele invitar a sus amigos a tomar un café o departir, Mandela se desplaza con grácil elegancia y seguridad. Pero es evidente que los espacios más apetecibles de ese cuarto son por comodidad y blandura los sillones, a los que salta con admirable flexibilidad para esparcirse sobre las rodillas o los brazos de su patrón y ronronearle. Hay otros gatos que habitan en el departamento de Norberto Vilar, pero este de color negro intenso es el primero en acercarse al lugar, no sin antes echar una mirada atenta al extraño visitante sentado frente al lugar que ha elegido para subirse. También está Canela, del color de su nombre y el pecho blanco reluciente, que es la segunda en el orden de los que irrumpen en la sala para fisgonear. Para quienes hayan ido en otros años a ese departamento, notarán que ya no está Angela Davis, una hermosísima gata color azabache, que reinó durante años la corte de felinos de la casa y murió de vieja. Norberto y su mujer, Mary, aman desde siempre a estos animales domésticos, tal vez como reflejo de una antigua disposición del alma y de la cultura humana que nos acompaña desde el tiempo de los faraones egipcios.
      
Pero el encuentro de la Revista Cabal con el reconocido y veterano periodista argentino, especializado desde hace años en política internacional, no se concretó para hablar de su cariño por los  gatos -aunque no estaría mal hacerlo en algún momento-, sino para conversar de un grato, pero poco difundido acontecimiento editorial: el festejo de la edición número 300 de la revista digital Gracus Babeuf, hoy popularizada entre sus lectores nada más que con el nombre de Gracus, de la cual es su editor desde hace unos 7 u 8 años. Esta publicación es enviada en forma gratuita a sus suscriptores todos los jueves y, además de los lectores de la Argentina, ha logrado una importante cantidad de seguidores en distintos países del mundo. Nos interesaba que él, que ya en la década del cincuenta trabajaba en los diarios El Mundo y Democracia, y más tarde en Primera Plana, Confirmado, La Opinión, La Calle, el quincenario Acción, la agencia DAN  y la revista El Arca (en estos últimos medios como director) y algunos otros lugares, nos describiera cómo encaró esta iniciativa y qué clase de materiales se difunden en ese sitio digital.
     
“Soy un periodista ligado a la información del área internacional hace muchas décadas. Y, pocos años atrás, después de jubilarme y del cierre de la revista El Arca, de la que fui director durante 25 años, quedé sin una ocupación fija en la profesión y comencé a pensar qué podía hacer dentro de lo que sé -explica-. Además de trabajar en secciones de noticias del mundo en distintas revistas y diarios e incluso en agencias internacionales, consideré siempre a esta especialidad muy valiosa y útil para cualquier país, porque de la experiencia de cualquier nación se pueden sacar enseñanzas importantes. Durante mis años de trabajo conocí 53 países y he explorado bien la realidad de muchos de ellos. Así que me pregunté: ¿por qué no seguir con esto? Había otras dos razones que reforzaban esta decisión: a) las secciones de noticias internacionales de los diarios y revistas son en el país cada vez más pobres y la difusión de buenos materiales puede atraer a los lectores que se interesan en el tema; b) la forma cada vez más marcada en que se relacionan los sucesos del planeta en la era de la globalidad. Ya no es necesario para explicar ese rasgo acudir a aquella famosa frase atribuida a la “teoría del caos”, del físico y químico ruso-belga Ilya Prigogine: ‘El batir de alas de una mariposa puede provocar un huracán en otra parte del mundo’. Eso lo vemos a diario: hay bajas o subas en la bolsa de Nueva York, Hong Kong o Londres y acá estornudan todos los accionistas y entran de inmediato en pánico o euforia.” 
     
“Por lo tanto, pensé un nombre para la publicación y me puse a trabajar para ponerla en movimiento -sigue-. La bauticé Gracus Babeuf, en honor al revolucionario francés guillotinado por Napoleón y al que se considera un precursor del comunismo moderno. Después del triunfo del golpe de Estado del 27 de julio de 1794, que significó el fracaso de la Revolución Francesa, Gracus organizó una insurrección para oponerse al nuevo rumbo, que fue vencida. Este levantamiento está reflejado en una hermosa novela del escritor soviético Ilya Ehrenburg, hoy injustamente olvidado, llamada La conspiración de los iguales. Y en él Gracus propugna avanzar más allá de los postulados de la Revolución Francesa, que era burguesa, y constituir una república de iguales, donde se pueda concretar -según lo define un manifiesto escrito por él y otro revolucionario- “algo que es sublime y equitativo: el bien común’. Era la revolución de los de abajo. Decidido el nombre de la revista, registré el nombre en el Ministerio de Relaciones Exteriores, como corresponde. En estos casos, las marcas deben ser registradas en un departamento que depende de la cancillería que se denomina de Inscripción de Dominio.” 
      
Hay que aclarar que la revista no acepta publicidades por temor a que limiten su libertad su opinión y que es sostenida por completo por Vilar. Un gesto de generosa entrega al oficio que, más allá de lo que exprese como deseo personal de continuar en actividad y mantener un espacio donde hacer sentir su voz y sus preferencias, no es algo común en un tiempo tan mercantilizado, tan afectado por el culto al dinero. Y también un envidiable ejemplo de lucidez, tesón y espíritu de lucha a una edad donde todos los sueños, aún los más elementales,  de tener una vejez provechosa y feliz son denigrados y castigados día a día por la insensibilidad social de los gerentes del poder. Ahora bien: ¿El editor de Gracus tiene preferencias? Desde luego. Quien conozca a Vilar desde hace algunos años sabe perfectamente que es y ha sido siempre un hombre de izquierda, un profesional de la prensa al que lo rebela la injusticia en el mundo y que siempre ha puesto su capacidad intelectual al servicio de la batalla contra ella. 
    
“Siempre, copiando a José Saramago, me he preguntado: ¿Por qué tengo que dejar de ser lo que era? ¿Qué es lo que cambió el mundo para que yo cambie? Eso le contestó el gran escritor portugués a un periodista que le preguntó por qué seguía siendo comunista. ¿Por qué tenía yo que dejar de ejercer mi oficio porque a una empresa no le interesaba contratarme?, me dije a la vez. He tratado de afinar mi pensamiento para alejarlo de dogmas y hacerlo más potente y penetrante en la comprensión de la realidad. No sé, de verdad, si lo he logrado. Pero nunca dejé de soñar con transformar este mundo. Esta publicación, como cualquier medio de prensa, tiene determinados principios que la guían. Y ellos están vinculados a la defensa de los derechos humanos, al respeto a la democracia y la voluntad popular, a la pelea contra el fascismo, el capitalismo y el imperialismo y las guerras que promueven. Las notas que se leen en nuestras páginas, pueden, sin duda, leerse también relacionándolas con la política nacional, porque de su lectura se pueden inferir conexiones o semejanzas con lo que aquí pasa. Pero nunca intentan estimular la acción política en el país o representar a alguna corriente política en particular, ni aún a aquellas con las que puedo sentir alguna simpatía. Lo que quiero es inducir al lector a pensar, a reflexionar sobre los grandes temas que hoy preocupan al mundo y que son claves para su sobrevivencia, no transmitir axiomas.”     
     
“Atrévete a pensar”, decía Kant, recuerda Vilar. “Y ya la primera palabra de esa frase es ya un desafío -comenta-. Atreverse es correr riesgo. Uno mismo evita a veces pensar sobre muchos aspectos de su vida, por temor a ver aquellas cosas en las que se equivocó. Pero todos nos hemos equivocado en algún momento de nuestras existencias, nadie tiene un cheque en blanco extendido a favor del acierto perpetuo. Trabajamos sobre probabilidades y a menudo pifiamos las estrategias. Los elementos del contexto cambian en forma permanente y eso no siempre se percibe. Todo depende de las condiciones del lugar y del tiempo. Y esas condiciones con frecuencia no se nos presentan lo suficientemente claras. ¿Quién podría hablar hoy de  certidumbres absolutas, como nos habíamos acostumbrado en otras épocas, cuando nuestro pensamiento repetía con unción las fórmulas cerradas de los manuales escritos en el mundo socialista? Esos libros parecían tener todas las respuestas, pero la realidad demostró ser más compleja que aquellas fórmulas. Y se necesitó apelar a un pensamiento más plástico, de mayor apertura para entender que los catecismos sirven solo para rezar, no para cambiar el mundo.”
     
“Descubrir la propia ignorancia es un gran salto hacia el conocimiento. Los manuales fosilizan los sistemas de ideas, decía Ernesto Giudici, un dirigente y teórico comunista al que considero como uno de mis maestros. En todas las formaciones políticas siempre existe el ‘libro rojo’, una guía para la acción. El problema surge cuando esa guía se convierte en un dogma, que paraliza la creatividad del pensamiento. Pero, además, hay otro tema importante que muchas veces se ha olvidado y es el papel de la personalidad en la historia. En todos los órdenes hay siempre un factor que juega un gran papel en el impulso de los acontecimientos.  Y las personalidades con mucho poder de convicción y seducción sobre los pueblos son a menudo ese factor. Es la figura guía. En Vietnam, que tuvo un pasado de lucha enorme, la figura que encarnó y simbolizó todo ese espíritu revolucionario, de heroísmo, resistencia y transformación social fue Ho Chi Minh. Pero del mismo modo, también lo fueron Nelson Mandela, Fidel Castro y varios otros.”
       
Consultado sobre las dificultades de la publicación a la hora de provocar interés en el lector, Vilar dice con toda sinceridad: “Uno de los problemas que he descubierto a través de los años es que existe un público invisible al que es difícil adivinarle qué es lo que quiere en materia de notas internacionales. En algunas notas percibo que el tema del clima, hoy tan importante en la vida del planeta, acaso el más urgente para la humanidad en esta etapa de su recorrido, es seguido con cierto desinterés. La lucha por el clima y la defensa del medio ambiente es básico, porque si no el globo terráqueo estalla. Este peligro se avizora ya hace varios años, a pesar de lo cual no se toman las medidas necesarias con celeridad. Es más: en una muestra más de su descomunal ignorancia e irresponsabilidad, el presidente de los Estados Unidos va diciendo por todos lados que esa advertencia, apoyada por la casi totalidad de la comunidad científica mundial, es una fantasía. Es lamentable, pero a veces los lectores se entusiasman más con una nota sobre espionaje que con un asunto tan decisivo para nuestra supervivencia. Pero, bueno, estamos viviendo un tiempo de intensa colonización de las mentes por parte de los medios hegemónicos aliados al poder mundial. El bombardeo para adormecer a los lectores con estupideces o para ocultarle la realidad, no cesa ni un minuto. De modo que es imprescindible crear una contracorriente cultural para enfrentar esa lluvia ácida de mala información que se irradia día a día desde esas corporaciones. Cada uno desde su lugar y aportando lo que pueda, aunque sea mínimo y modesto. Todo suma.”
     
En relación a las fuentes que nutren los sumarios de Gracus, su editor explicitó: “A través de la experiencia de largos años y de esta maravilla que es lo informático, pude acceder a centenares de publicaciones, que me interesa por su perfil de crítica al sistema. Esos medios suelen tener buena repercusión en ciertas regiones de algunos países, en principio porque logran una circulación apreciable. Y ellos son receptores de muchas de las notas que envía Gracus. Al punto que una de las sorpresas que hemos recibido es que nuestra revista tiene tantos lectores en Estados Unidos como en la Argentina. Y de Norteamérica, el lugar con más lectores es California. Gracus tiene dos envíos: uno va los días jueves y el otro los lunes, que repite la edición para aquellas casillas que no abrieron la revista. El número de suscriptores probados son un millar, o sea aquellos que abren su casilla. Pero también son varios los portales que redistribuyen la revista, así que ese número se amplía. Además, hemos comenzado una campaña para el aumento de la cantidad de suscriptores. Otro tema que resolvemos para cada jueves es la traducción del  idioma original en que se publican las notas reproducidas por nuestro semanario digital. La mayoría se escriben en los más conocidos: inglés, francés, italiano, etc., y con ellos no hay mayor dificultad. Se los traduce y edita, con las correcciones que necesite. Entre las revistas consultadas o tomadas como fuente hay publicaciones marxistas o progresistas de origen norteamericano y de otros países o de grupos muy interesantes. Hay una de esas publicaciones que quiero mencionar especialmente: ¡Democracy Now!, de Nueva York, que dirige la conocida periodista Amy Goodman, que tiene más de 300 emisoras en FM. La gente desconoce la resistencia que hay en Estados Unidos. Los boletines que dan a conocer en esa publicación y luego son emitidos por radio son maravillosos. Amy Goodman es una gran amiga de la extraordinaria luchadora Angela Davis.”
       
“Esas notas en general cumplen la tarea de visibilizar temas que habitualmente no llegan al gran público por ser ocultados, desvalorizados o silenciados por los grandes medios gráficos y televisivos -sigue Vilar-. Y nosotros también las publicamos. En el número 301, dimos a conocer un artículo muy documentado de Helen Lackner sobre la atroz guerra del Yemen, que ya entró en su quinto año y ha provocado miles y miles de muertos y colocado a millones de personas al borde del hambre absoluto. Y no hay ninguna perspectiva a la vista de que el conflicto pueda llegar a su fin. Ahora, Yemen es un tema que casi toda la prensa mundial oculta. Y en nuestro país, ¿quién lee una nota del Yemen? Nosotros aspiramos que la lean muchos porque esa guerra existe y es de las más crueles. Los habitantes yemeníes de toda edad son asesinados como gusanos por los bombardeos de la coalición que dirige Arabia Saudita. Y uno se pregunta: ¿cómo puede haber una ignorancia tan grande -o indiferencia en muchos casos- en una nación como la nuestra que dice profesar ese mandamiento que prescribe “amar al prójimo como a ti mismo”? Ese espíritu es falso, hipócrita. Por esa razón, y por muchos otros casos de brutalidad, sometimiento e injusticia en el mundo, todos los jueves Gracus distribuye ese sumario de notas esclarecedoras bajo una frase que intenta interpelar al lector pero al mismo tiempo despertar un sentimiento de solidaridad con el prójimo, con sus hermanos humanos: “¿Qué mundo estamos haciendo?”
                                                                                                                                          Alberto Catena