Entrevista a Ana María Bovo

Octubre 2018

Entrevistas

Con más de 30 años como narradora de historias lanza ahora su segunda novela, La mujer del tiempo. 

“Me gustaría que la narración pudiera recuperarse con más fuerza en la vida cotidiana, donde, un poco por el avance de la tecnología y otro tanto por la ausencia de tiempo, se ha ido perdiendo”. Ana María Bovo es, antes que nada, una narradora de historias, pero también una suerte de guardiana de un género -el relato oral- del que en el país es pionera indiscutida. A la vez se desempeña como docente, actriz, directora teatral y novelista: una década después de publicar su primera novela Rosas colombianas (Emecé 2008) lanza ahora un segundo relato en el que despliega una impactante historia de amor sufrido.

Es que La mujer del tiempo (Emecé, 2018) transcurre en una colonia de inmigrantes de la pampa santafesina en plenos años 40 y es la historia de un par de enamorados que, a pesar del recíproco deseo, no pueden consumar su relación una vez unidos en matrimonio. 
“Elena, la protagonista, espera ansiosa la noche de bodas en una época en que las mujeres pasaban de una vida a otra como si cruzaran una frontera. Y si te enamorabas de un forastero emigrabas a la casa de tu suegra y al pueblo de tu marido”, explicaba la propia autora acerca de esta novela que justamente trata sobre ese exilio.

Dice Bovo que a las personas nos ha encantado desde siempre escuchar historias y que ahí radica, en parte, la vigencia de su trabajo: en el hecho de que existen rituales que perduran desde los orígenes de la humanidad, como los relatos que se contaban alrededor del fuego. Así es como con la palabra como herramienta y una silla como única escenografía la narradora nos empuja a reencontrarnos con un placer ancestral: el de esa magia de que nos cuenten un cuento, igual que cuando éramos chicos.