Entrevista a Clemente Cancela

Abril 2017

Entrevistas

Con un pie en la conducción radial y otro en la actuación, el ex notero de Caiga Quien Caiga va consolidándose en un rol diferente al que lo hizo más popular.

En poco tiempo y en todos los programas de televisión en los que estuvo, Clemente Cancela dejó su sello. Contando de este tiempo hacia atrás fueron Desordenados (el ciclo de preguntas y respuestas que se emitió el año pasado por la televisión pública); Soy Curioso (una serie de entrevistas por UN3 –el canal de la Universidad Nacional 3 de Febrero); la versión diaria de CQC “by Pettinatto”; un fugaz paso por Medios Locos (el magazine que Maju Lozano conducía por América) y el periodístico La Liga, del que participó en la cuarta temporada junto a Matías Martin, Gisela Busaniche y Tamara Hendel.

El periodista egresado de TEA formó parte del team de noteros de Caiga quien Caiga, donde un día de 2002 y sin ningún tipo de experiencia en el medio se ofreció como cronista, ahí nomás fue contratado y desde entonces se dedicó a cubrir algunos de los mayores eventos nacionales e internacionales, tantos y tan variados que por momentos ni él mismo los recuerda bien. Elecciones nacionales y provinciales, festivales de cine, cientos de campañas políticas, cumbres de líderes mundiales, premiaciones -como los MTV Music Awards y Movie Awards- y acontecimientos deportivos, como el Mundial de fútbol 2006, eran para Cancela moneda corriente. Estuvo en Roma cuando Benedicto XVI asumió como Papa, y estuvo también en el Parque Grant de Chicago cuando Obama fue elegido presidente y la comunidad afroamericana salió ahí mismo a celebrar ese triunfo. Entrevistó a Maradona y a Pelé, a Carlos Valderrama y a Carlos Tévez, a George Lucas, a Mel Brooks, y a Francis Ford Coppola. A Néstor Kirchner, a Hugo Chávez, a Tabaré Vázquez y podríamos seguir contando.

Fueron en total nueve años: desde 2002 hasta 2010 formando parte de un proyecto del que hoy reconoce los límites. “No sé hasta qué punto interpelábamos a los políticos. Lo hemos hecho en algunos casos, pero en otros hemos caído en sus garras”, advirtió alguna vez en conversaciones con la prensa.

También confesó en entrevistas que tuvo una infancia común, que adoraba a sus amigos del barrio, que le gustaba jugar a la pelota, mirar He-Man e ir cada tanto a los fichines. Que iba al Parque Rivadavia a comprar revistas y que solía estar todo el tiempo haciendo chistes.

Pero más allá del pasado televisivo y de sus días entrevistando a las personalidades del mundo el amor de Cancela está hoy apuntado hacia la radio, el lugar donde asegura haber sido más feliz. Un poco porque ahí hay más margen de error, otro tanto porque se le puede dar más lugar a las ideas.

Hace seis años que conduce Gente Sexy –que arrancó en FM Blue, pasó luego a la Rock and Pop y el año pasado volvió a ocupar las mañanas de la Blue-, de ahí que de un tiempo a esta parte viene amigándose con la posibilidad de vivir de la radio. “Me parecía mucho más digno hacer algo que me gusta por menos plata que hacer otra cosa que no me convence por más dinero", aseguró. Por lo pronto Gente Sexy es un programa que navega entre la información y el humor, hace una especie de culto constante a la irreverencia y tiene a todas luces la marca de Cancela.

Tras estudiar con Nora Moseinco el periodista se lanzó también a la actuación, con participaciones más que nada esporádicas en las historias televisivas Todos contra Juan, Sr. y Sra. Camas, Los Sónicos y Loco x Vos; los films Mi primera boda y 20.000 besos y la obra teatral Enefecto, del guionista y actor Alberto Rojas Apel. “Me parece despreciable la cultura televisiva que impuso esta idea de que tenés que estar o estar. Yo estuve años sin hacer televisión y no pasa nada, nadie se muere por eso”, señaló el hombre que se animó a correr el riesgo de bajar el perfil y vivir del aire. La libertad –parece- es una buena idea.