Entrevista a Julieta “Cayetina” Cajg

Febrero 2019

Entrevistas

La actriz comienza este febrero la segunda temporada de la obra teatral de su autoría, Eye y yo mientras termina el rodaje de Claudia y sigue haciendo radio. Además, está embarazada de su primer hijo.

“Eye y yo” se llama la obra en la que Julieta “Cayetina” Cajg encara un muy personal viaje para develar un misterio. En efecto, la ficción se mezcla con la realidad en esta puesta que nació de una idea de la propia actriz: la de investigar sobre el pasado de su abuela Esther, fallecida hace diez años y sobreviviente del Holocausto. “En Auschwitz a los prisioneros les ponían un número en el brazo. Ella tenía ese número y esta obra comienza por mi necesidad de encontrarlo, porque no lo recordaba”, cuenta Julieta, que descubrió en Dennis Smith al dramaturgo y director capaz de transformar esa investigación en un texto escénico extraordinario en el que Cayetina es Cayetina, Laura Oliva Eye y Francisco Prim el director que pone en acto ese encuentro.
 
Julieta Cajg se hizo conocida en la FM Metro, donde arrancó en el programa de Andy Kusnetzoff. Ahí trabajaba también su hermano, Nicolás “Cayetano” Cajg y la bautizaron como Cayetina. Ese fue también el lugar donde se quedó trabajando como notera y productora durante siete temporadas. El resto de la historia es bastante conocida: hizo televisión -como coconductora y como actriz- y siguió a la par una profusa carrera en teatro (con El hombre elefante, Confesiones de mujeres de 30 e Historias de locura ordinaria, en la que incluso fue directora, por nombrar solo algunos títulos) hasta que el año pasado llegó el turno de Eye y yo, que según ella misma advierte es el trabajo que mejor la define. 

A esa obra que está presentándose los domingos en El Camarín de las Musas se suma su labor como columnista en Radio Pop -está en el programa “Despierta corazón”, que conduce Diego Korol-, y el rodaje de Claudia, una película que con dirección de Sebastián de Caro estará estrenándose este 2019. Además, está embarazada. “Espero tener un hijo que se pueda acoplar a la madre, al tipo de madre que eligió, o que le tocó. Mi idea es mostrarle mi mundo. Que se críe en mi mundo”.