Entrevista a Maruja Bustamante

Marzo 2018

Entrevistas

La actriz, dramaturga y directora, con gran trayectoria en el teatro off y comercial, brilla en el elenco de Todo tendría sentido si no existiera la muerte.

Su medio es sin dudas el teatro, no por nada la cantidad de obras que la llevaron sobre las tablas -sea como actriz, autora o directora- casi alcanza el medio centenar: formó parte del Jardín de los Cerezos, de Anton Chejov, en la versión que Helena Tritek hizo en el San Martín, y también de Madre de lobo enterriano, con dirección de Ana Katz, donde compartió cartel con Julieta Zylberberg. En Maruja Enamorada la dirigió Vivi Tellas, en Tribus Claudio Tolcachir y en Adela está cazando patos se calzó ella misma el lugar de dramaturga y directora y recibió por ese trabajo excelentes críticas. Además de Tritek, estudió con Mauricio Kartun, Ariel Barchillon y Ricardo Bartis. Y entre premios y nominaciones varias obtuvo el María Guerrero, el Trinidad Guevara, el Teatro del Mundo y el ACE.

Ahora está en el Rojas y en el San Martín con Todo tendría sentido si no existiera la muerte, la reestrenada obra de Mariano Tenconi Blanco en la que también integran el elenco Bruno Giganti, Andrea Nussembaum, Agustín Rittano, Juana Rozas y Lorena Vega. Adelanta la sinopsis: “A finales de los 80, en un pueblo del interior de Buenos Aires, una maestra de escuela se entera que tiene una enfermedad terminal. Como última voluntad decide filmar una película pornográfica”. “Un cruce de comedia de puertas a la Darío Vittori con inequívocos aires de Manuel Puig, feminismo y deseo”, dijo Página/12 sobre la obra que ganó el IX Premio Germán Rozenmacher (FIBA/UBA) de Nueva Dramaturgia 2015.

No tengo grandes ambiciones -confesó hace poco Bustamante durante una entrevista-, prefiero no tener expectativas”. “Pero hasta ahora me viene sucediendo todo. No soy una persona que vaya detrás de las cosas con locura. Se puede ser ambicioso y sufrir mucho, o quedarse tranquilo y que las cosas que tengan que venir, vengan. Elegí lo segundo”, concluyó en tanto la cartelera, el público y la crítica vienen confirmándole que no se trató de una mala decisión.