Entrevista a Melina Furman

Marzo 2019

Entrevistas

“Nadie se va a salvar por su cuenta, necesitamos que la educación mejore para todos”, advierte la bióloga, educadora e investigadora del CONICET.
 

“Empezaron a aparecer lectoras y lectores por todos lados, gente que ponía en práctica las cosas que sugería en el libro”, describe una exultante Melina Furman algo de lo que despertó en las redes sociales la aparición de su último libro, Guía para criar hijos curiosos. Y no es para menos semejante sonrisa, si el hecho de contar con lectores es ya un importantísimo éxito, y entonces lograr impacto en la arena en la que se trabaja -en este caso, nada menos la educación en ciencia- se convierte en la idea misma de la dicha.
 
Es que Guía para criar… no es un libro cualquiera. Editado por Siglo XXI, el texto con prólogo de Diego Golombek resulta entretenido y a la vez profundo, interesante para padres en plena tarea de crianza de hijos de cualquier edad pero también para quienes por su profesión, o por simple interés, se dedican a pensar lo que sucede en la educación actual. Cada capítulo va tratando un tema -cosas como qué significa hoy “ser inteligente”, en qué consiste un ambiente rico en estímulos o cómo se aprende a comprender- seguidos siempre por ideas muy precisas y reales para poner en práctica en casa.

Bióloga, educadora e investigadora del CONICET, Furman hizo sus primeras armas en laboratorios pero desde hace más de dos décadas se dedica de lleno a la educación, investigando qué contextos ayudan a enseñar y aprender mejor. “De eso se trata este libro -escribe la propia autora en la introducción de su Guía…-. De cómo acompañar a los chicos en su aprendizaje a partir de las elecciones que hacemos todos los días en casa. De cómo traducir algunas de las grandes ideas del campo de la educación a conversaciones, actividades y juegos que pueden tener un enorme impacto en su formación. Porque son esas experiencias compartidas las que van a moldear su vínculo con el conocimiento y les van a dar las herramientas para (y el deseo de) seguir aprendiendo siempre”.