La nueva generación de limonadas

Enero 2016



Gourmet

Para disfrutar de lo mejor de la gastronomía, hoy tomamos limonadas.

Con el auge de la alimentación sana y natural, más la explosión del marketing gourmet y la proliferación de locales de moda donde consumir al paso o llevarlo para hacerlo por la calle, un clásico que parecía olvidado en la noche de la infancia volvió con todo: la limonada. Si bien esta combinación tradicional de limón, azúcar y agua sigue siendo la base de esta bebida inocente y refrescante, hoy bajo ese nombre se agrupa a una serie de brebajes que tienen, o no, al limón como ingrediente principal.

Acompañante ideal de comidas sencillas y saludables como ensaladas, sándwiches integrales, hamburguesas caseras de carne o vegetales, tartas de verduras y otras especialidades livianas y frescas, la limonada del siglo XXI ya no es necesariamente una bebida acuosa y pálida, sino que muchas veces adquiere otra consistencia —producto del batido o el licuado— y atractivos colores.

Así, un recorrido por la actual oferta de limonadas da como resultado, entre muchas otras, las siguientes:
De frutilla: se mezcla una taza de jugo de limón con 120 gramos de frutillas licuadas con 150 gramos de azúcar, un litro de agua y hielo. Se puede hacer en similares proporciones con frambuesas.
De sandía: preparar un almíbar con media taza de agua y media de azúcar, agregar media taza de jugo de limón y dejar enfriar. Aparte, licuar un kilo de pulpa de sandía sin semillas con medio litro de agua y agregar al almíbar de limón.
De mango: licuar la pulpa de cinco mangos medianos con una taza de jugo de limón, dos de agua y media de azúcar.
De frutilla y menta: licuar 10 frutillas grandes con 10 hojas de menta, media taza de jugo de limón, media de azúcar y un litro de agua. 
De jengibre y miel: mezclar media taza de jugo de limón, una cucharada de jengibre fresco rallado, tres cucharadas de miel líquida y un litro de agua.
De maracuyá y albahaca: combinar media taza de jugo de limón con media de pulpa de maracuyá, media de azúcar, 6 hojas de albahaca y un litro de agua.

Limonada clásica
Ingredientes
225 gramos de azúcar
225 cc de agua
225 cc de jugo de limón
1,5 l de agua extra

Preparación
En una cacerola, llevar a hervor cantidades iguales de azúcar y agua hasta obtener un almíbar. Agregar el jugo de limón y dejar enfriar. Finalmente, agregar el litro y medio de agua. También puede hacerse en frío, con iguales cantidades de todos los ingredientes, y mezclando bien para que se disuelva el azúcar y no se sienta su textura en la boca.

Algunas ideas
•En todos los casos, el dulzor y la temperatura de la limonada quedan a gusto del consumidor.
•Del mismo modo, se puede reemplazar el agua por agua con gas o soda. También se puede sustituir el azúcar por miel líquida o endulzante de bajas calorías, y parte del jugo de limón, o todo, por jugo de otros cítricos, como pomelo, naranja o mandarina.
•Resulta muy agradable agregar hierbas frescas (menta, albahaca, lavanda, hierbabuena, tomillo, etc.), especias (canela, cardamomo, nuez moscada) o vegetales como el pepino.
•Una pizca de sal ayudará a realzar todos los sabores.
•La limonada se puede colocar en cubeteras para luego darle sabor al agua o a otras bebidas.
•También se puede congelar y luego granizar.
                                                                        Oscar Finkelstein

Notas relacionadas