Qué hacer para que la batería del celular dure más

Agosto 2018

Tecnología

Aunque algunos teléfonos tienen una autonomía de casi un día entero, algunas aplicaciones y modos de uso atentan contra esa duración.

 

Entre los pequeños dramas cotidianos está sin duda el de quedarse sin batería en el teléfono celular. De hecho, quienes andan todo el día en la calle aprovechan cualquier parada en un bar o en alguna oficina, por mínima que sea, para abalanzarse sobre un enchufe y darle al dispositivo un poco más de vida. Y es que como está organizada la vida moderna, el móvil se ha vuelto imprescindible. Mientras la industria trabaja para extender la autonomía de las baterías (al mismo tiempo que los celulares suman usos y funciones que los hacen consumir más energía), acá van algunos tips para estirar un poco su duración.

 

Ojo con el brillo. Hay quienes dicen que los smartphones son hoy baterías con pantallas. Y es que a medida que estas fueron aumentando de tamaño, las baterías debieron hacer lo mismo. El brillo de la pantalla consume mucha energía, por eso se recomienda renunciar a tanta luminosidad y bajarlo hasta el punto en que podamos ver bien. 

Bloqueo rápido. De la misma manera, otra forma de reducir el consumo que hace la pantalla es bajar el tiempo en que el aparato tarda en oscurecerse automáticamente cuando detecta que no hay actividad. 

Menos vibración. Este modo de alerta ante llamados o mensajes también consume mucha batería. Por eso, es preferible desactivarla y ajustar el volumen al nivel en que podamos oírlo. 

Sin GPS. La localización permanente por GPS, que es utilizada por muchos servicios para obtener información, es otro de los recursos que demanda mucho consumo de batería. Por eso, cuando no la necesitamos conviene desactivarla. Por ejemplo: cuando estamos en la ruta. Lejos de la ciudad o en zonas rurales, la batería suele durar bastante menos. ¿Qué sentido tiene entonces tener activada la localización por GPS si además estamos manejando y no usamos el celular? 

Desnotificar. Las notificaciones de las redes sociales también consumen batería que podría ser más útil para otros usos. Algunas incluso pueden encender la pantalla o simplemente avisar con una luz. Como sea, también podemos configurar el dispositivo para que no nos avise todo, todo el tiempo. Máxime si tenemos en cuenta que Facebook o Twitter, por poner solo dos ejemplos, suelen notificar “de más”.

Aprovechar el “Wi-Fi”. “¿Me decís la clave de Wi-Fi?”, se suele escuchar en bares, oficinas o incluso casas de amigos. Y es que más allá del ahorro en datos, estar conectado a una red de Wi-Fi también ayuda a que la batería dure más. 

Como se podrá advertir fácilmente, muchas de las recomendaciones siguen la regla general de hacer un uso más óptimo del teléfono, esto es que no haya funciones o aplicaciones que no precisamos consumiendo energía. Tanto los dispositivos Android como iPhone muestran qué porcentaje de la batería está usando cada aplicación. Revisar este listado puede ser muy útil para saber dónde “recortar”. 

Por último, hay que señalar que a medida que pasa el tiempo la batería del celular va perdiendo rendimiento. Los fabricantes suelen decir que la vida de las baterías de iones de litio tienen entre 300 y 500 ciclos de carga y descarga. Por lo que no es nada extraño notar que después de un tiempo nos dura menos que antes. Mientras tanto, la industria de la telefonía móvil se esfuerza por hacer baterías más durables. Los modelos más generosos de la actualidad garantizan una autonomía de entre 15 y 24 horas, aunque, claro está, todo dependerá del uso que se le dé.  

 

Fotos: istock