10 claves para que el trabajo en casa sea efectivo y placentero

Abril 2017

Actualidad

La tendencia del home office crece en todo el mundo. Pero la libertad y autonomía que proporciona a veces choca con la falta de límites precisos entre la vida laboral, la familiar y la social. Cómo hacer para trabajar en casa y no morir en el intento.

 

En sintonía con estos tiempos de flexibilización y otros cambios en los paradigmas laborales, más las posibilidades de trabajar a distancia gracias a la tecnología, el home office se expande hasta límites insospechados. Por un lado, algunas empresas evalúan positivamente el rendimiento de sus empleados cuando parte del tiempo laboral lo cumplen en sus casas. Según un estudio de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), esta modalidad incrementa la productividad en un 28% y al mismo tiempo combate la contaminación y la saturación del tránsito. En algunas ciudades, como México DF, se destinan hasta cinco horas por día para ir al lugar de trabajo y volver al hogar. En el mismo sentido, la consultora estadounidense IDC reveló, a partir de una encuesta, que en el 27.4% de los hogares se realiza algún tipo de trabajo a distancia y que más del 80% de las empresas tienen al menos un trabajador en esta situación. A nivel global, según un estudio realizado en 24 países por Ipsos/Reuters, el 17% de los empleados trabaja desde sus hogares y el 83% lo considera más ventajoso que hacerlo en la empresa.

Por otro, hay un gran número de actividades que, por su naturaleza, no requieren de la presencia diaria del trabajador en la empresa. Y también porque muchos puestos de trabajo fueron reemplazados, especialmente en las dos últimas décadas, por personal que no trabaja en relación de dependencia y/o lo hace en condición de free lance, con lo que el vínculo con la empresa es la de ser un proveedor de servicios. En buen parte de estos casos, el home office es parte del acuerdo. Más discutible en términos de género, el hecho de que las mujeres puedan trabajar en sus casas y, al mismo tiempo, ocuparse de hijos y/o cuestiones domésticas, es un argumento que se utiliza para mencionar las virtudes del sistema.

home office

Pero trabajar en casa tiene sus ventajas y desventajas, cuyo conflicto más visible es que las fronteras entre vida laboral, vida familiar y vida social suelen ser demasiado lábiles y la libertad y autonomía que proporciona pueden convertirse en un enemigo cotidiano. Por eso se hace necesario tener en cuenta algunas pautas para que sea eficiente y disfrutable:

 

 

 

 

1. Espacio de trabajo

  • Defina un espacio específico.
  • Tiene que tener la practicidad y equipamiento de una oficina, un estudio o un taller (según el caso) y algunos toques personales del hogar que también lo hagan estético.
  • Plantas, flores, retratos de los seres queridos u otros objetos entrañables le otorgan “humanidad” al lugar de trabajo.
  • El escritorio o mesa de trabajo debe tener una altura apropiada para no provocar molestias o daños corporales.
  • El asiento debe ser cómodo, de altura regulable y en lo posible de tipo ergonómico.
  • Debe tener buena iluminación, de ser posible natural, y ventilación.
  • Evite trabajar con la laptop en la cama u otros sitios de la casa destinados a otras actividades.

2. Vestimenta y alimentación

  • Use vestimenta cómoda, pero diferente a la que se usa, por ejemplo, para dormir. Es muy común el pijama entre los homeworkers, pero está totalmente desaconsejado.
  • El calzado debe ser cómodo, pero no tiene que estar asociado a otras actividades o momentos (ojotas, pantuflas, zapatillas de running, etc.).
  • Respete cada una de las cuatro comidas (desayuno, almuerzo, merienda, cena) y dos colaciones (a media mañana y a media tarde).
  • Evite el consumo excesivo de cafeína (presente en el café y en gaseosas cola, y en menor medida en el té o el mate) y el consumo de alcohol en general.
  • Dedique algún tiempo a preparar la comida que más le gusta. Trabajar en casa permite la posibilidad de comer más rico y saludable que en el lugar de trabajo.

3. Planificación

  • El día anterior, o bien antes de empezar la jornada, defina las actividades previstas para el día siguiente.
  • Planifique, cuando sea posible, semanal o mensualmente.
  • Fije un horario de trabajo, tanto en cantidad de horas como en organización interna de cada jornada. Y solo en casos excepcionales, circunstanciales o de fuerza mayor no lo cumpla.
  • El trabajo full time, aun en casa, no debe convertirse en full life.

4. Información, capacitación y actualización

  • Evite el “aislamiento” manteniéndose informado, tanto en temas generales como específicos del trabajo.
  • Esté atento a toda forma de capacitación, presencial o virtual, relacionada con el trabajo.
  • Del mismo modo, es importante estar actualizados respecto de las herramientas de trabajo y comunicación.

 

5. Disciplina

  • El trabajo en el hogar es un trabajo, no un hobby para el tiempo libre.
  • El tiempo dedicado al trabajo no debe ocuparse con otras actividades, que funcionan como distractores. Como en la escuela, para eso están los recreos.

6. Entorno

  • A menos que se trate de una emergencia real, lo que sucede en la casa no debe afectar la tarea del homeworker.
  • Las otras personas que viven o visitan la casa deben saber que, en determinada franja horaria, ese es su lugar de trabajo.

7. Concentración

  • Cierre todas las ventanas en el navegador de la computadora o el celular, excepto las que sean necesarias para el trabajo.
  • Quite el volumen a todas las posibles notificaciones de redes sociales, mails u otras aplicaciones, salvo las que potencialmente pueda recibir relacionadas con el trabajo que está haciendo.
  • En caso de escuchar música, hágalo a bajo volumen y en lo posible elija la que sea instrumental, ya que los temas cantados invitan a prestar atención a la letra.
  • El televisor, la consola de juegos y otros aparatos “no existen” durante la jornada de trabajo.

8. Comunicación

  • Destine un tiempo específico a la interacción con colegas para el intercambio de experiencias sobre el trabajo en general y el que se realiza en el hogar en particular.
  • Interactúe periódicamente con el empleador o contratante de un modo no virtual, sino personal o, al menos, telefónicamente.

9. Tiempo libre

  • Destine al menos cinco minutos cada media hora o diez minutos cada hora para descansar. Hay timers que se pueden instalar en la computadora o en el celular para que nos avisen.
  • Programe una pausa más prolongada para poder hacer una breve caminata o alguna actividad física de bajo impacto.
  • Elija qué actividades practicar en los recreos que haga en su trabajo. Para ello, en su planificación defina los horarios para esas pausas del modo más exacto posible.
  • Dedique una hora al almuerzo. De ser posible, periódicamente almuerce fuera de la casa y en compañía.
  • Idealmente, haga entre 20 y 30 minutos de siesta después del almuerzo.

10. Evaluación

  • Periódicamente, analice los resultados de su trabajo en el hogar. Esto le dará pautas para optimizar el tiempo, mejorar el rendimiento y disfrutar de lo que hace.

Fotos: Shutterstock