Bosques nativos argentinos

Mayo 2013

Actualidad

La Fundación Bosques Nativos Argentinos para la Biodiversidad es una entidad argentina de bien público, sin fines de lucro que tiene como objetivo promover, fomentar e impulsar la regeneración de los bosques nativos argentinos,  alentar la recuperación de biodiversidad tanto en bosques como en lagos, ríos y arroyos circundantes y  apoyar las investigaciones científicas argentinas. Revista Cabal entrevistó a su Presidente Horacio J. Schenone.

-¿Qué entiende por bosques nativos argentinos?
Buena pregunta... Muchos años atrás yo tenía una idea del bosque muy clara y no precisaba una definición: simplemente lo disfrutaba, en esa interacción entre la naturaleza y el hombre, que parece ser el ambiente.
Recorrí un largo camino, y actualmente entiendo como bosques nativos argentinos a aquellos recursos de nuestra querida Argentina surgidos de forma básicamente natural, incluyendo a los árboles y a las plantas, a toda la biodiversidad que vive en ellos y a los variados cursos de agua que los transitan.
Hoy en internet podemos encontrar toda clase de definiciones sobre bosques, tantas, que pueden ser agobiantes. Lo importante, es disfrutar del bosque.

-¿Los procesos de deforestación mundiales llevarán a la desaparición de los bosques y perderemos las posibilidades de disfrutarlos?
No creo. Es cierto que muchos países, hoy altamente desarrollados, en los últimos siglos utilizaron la madera de sus bosques hasta límites de desaparición, para su propio crecimiento. Hoy, en el mundo y en nuestro país, va prevaleciendo el concepto de desarrollo sustentable y, más allá de avances y retrocesos, es la tendencia que se consolida. Claro que aquellos que tenemos una pasión por nuestros bosques ponemos manos a la obra: y la mejor respuesta que veo está en el concepto de la regeneración del bosque.

-¿De qué se trata la regeneración de los bosques nativos?
Percibo al bosque como algo dinámico, no estático y quieto, y la regeneración es darle más vida al bosque. Hay que conocerlo bien, saber qué le sobra y qué le falta y cómo restaurarlo: en los últimos 5 años ya planté en la selva misionera más de 65.000 árboles de especies nativas, y sigo plantando..., cada vez con más ganas.
Cada día aprendiendo un poco más. Y así, conociendo sus suelos, sus aguas, su biodiversidad, su clima, vamos restaurando, te diría, casi a medida.
Es fundamental el conocimiento científico y la investigación, apuntando al aprovechamiento sustentable de todo el recurso bosque, ya sea forestal, frutal, medicinal y demás productos no madereros, como de los servicios ambientales que provee, desde la protección de suelos hasta la mitigación de los efectos de cambio climático.
Este conocimiento científico debe traducirse en aplicaciones concretas, en tiempos razonables, siendo la biotecnología un camino apropiado para un desarrollo genuinamente sustentable.
Con la regeneración se recupera el bosque, y simultáneamente, se genera valor, trabajo e industria, lo cual beneficia a todos.

-¿Usted lleva plantado hasta ahora más de 65.000 especies nativas, cómo lo hace?
Lo principal es la pasión y las ganas de ser constructivo: así todas las exigencias propias de esta actividad se van superando. Y entonces vas resolviendo muchos temas: identificar los árboles semilleros de las muchas especies nativas, conocer la época precisa y el momento exacto de la recolección (lo que implica ir a esos árboles en distintos tiempos, pues si es temprano, las semillas están verdes, y si te pasás un poquito se te vuelan, y muchas otras complicaciones), subirte a los árboles trepados realmente como los monos, capturar la semilla sin que se pierda entre las manos....
Fuimos aprendiendo muchísimo en todos estos años con la experiencia de los aciertos y los errores: desde lograr que las semillas sembradas en nuestros viveros nazcan bien, definir según la especie qué tiempo de crecimiento le damos para llevarla al monte, cómo llevar la planta al monte, en qué momento plantar la especie y muchos aspectos más, como ser si ayudar (o no) al pequeño árbol plantado a competir en la selva con sus nutridos y tenaces adversarios. Hemos probado un poco de todo, seguimos en la búsqueda de una mejora contínua: es un proceso de aprendizaje maravilloso y lo disfrutamos mucho.

-¿Qué especies específicamente ha plantado y por qué?
La selección de las especies está relacionada con aquellas plantas nativas que existen actualmente en la zona de regeneración o existieron en su momento y fueron degradadas. Influye mucho en la decisión el lugar exacto donde se la planta: tipo de suelo, borde de arroyos, capuera, cubierta de monte, declive del terreno, sus vecinos competidores, microclimas y variados aspectos a considerar. Como te comentaba, al entender al bosque desde su dinámica activa, lo vas conociendo como un conjunto: la regeneración del bosque y la restauración de la biodiversidad son conceptos inter-relacionados que se aportan mutua sinergía. Entonces vas seleccionando las especies frutales nativas apropiadas para restablecer condiciones que facilitan la alimentación de la fauna. 
Hemos plantado, entre otras, las siguientes especies expresadas con sus nombres comunes: aguaí, alecrín, angico blanco, angico colorado, araucaria, ariticú, azota caballo, cañafístola, cancharana, canela amarilla, canela de veado, canela preta, congorosa, cedro misionero, ceibo misionero, cerella, escalera de mono, espina corona, grapia, guabiroba, guaporití, guatambú blanco, guaviyú, guayuvira, incienzo, ingá, isipó mil hombres, kokun, lapacho rosado, lapacho amarillo, loro negro, mamica de cadela, maría preta, marmelero, mora amarilla, palo amargo, persiguero, pitanga, rabo, siete capote, tarumá, timbó y yaboticaba. También en este proceso ayudamos a aquellos renovales existentes que vamos detectando a nuestro paso: vamos conociendo la selva centímetro a centímetro.

-¿Y qué resultados han tenido con las distintas especies nativas?
Los resultados han sido altamente satisfactorios en todos los sentidos! Además, la  experiencia concreta que venimos acumulando en materia de conocimiento juega un papel muy importante y nos orienta para avanzar en la sintonía fina de muchos aspectos. Tanto la amplia variedad de especies con las que trabajamos como los diferentes ambientes donde actuamos, nos permite monitorear una vasta amplitud de comportamientos. Estoy convencido que la regeneración es el camino.

 

Puede colaborar con la Fundación Bosques Nativos Argentinos para la Biodiversidad, con su aporte, a través del débito automático de su Tarjeta Cabal, llamando al (011) 5433-0767.