Damián Szifron, pasión por las historias

Junio 2016

Actualidad

Mucho más que el autor y director de la taquillera película Relatos salvajes, Damián Szifron, es un apasionado por las historias y tiene una exitosa trayectoria en su haber. Actualmente, trabaja en la adaptación para el cine de la serie El hombre nuclear, que filmará en Hollywood, y prepara, entre otras cosas, un thriller para Sony/TriStar.

 

Damián Szifron tenía nueve años cuando filmó por primera vez una película: su primo le contó que un amigo había hecho una y así él supo que también podía hacerlo. En su casa, contaba con cámaras; las mismas que su padre, Bernardo Szifron, usaba para filmar a la familia. Eran filmaciones a las que, incluso, le agregaba banda de sonido.
Bernardo había trabajado de chico en el cine Paramount; era el encargado de subir las latas a la sala de proyección. Su hijo, heredó probablemente de él su pasión por el cine. Y después la hizo propia: desde la infancia, Damián se dedica a escribir. Ahora además dirige, e incluso produce películas y series, como aquel chico que jugaba a fabricar historias.

Nacido en Ramos Mejía en 1975, estudió en una escuela secundaria técnica orientada en Medios de Comunicación, donde disfrutaba especialmente de entregar sus trabajos en formato audiovisual. Más tarde, estudió Dirección Cinematográfica en la Universidad del Cine y se formó en Teoría del cine con Ángel Faretta.
Si bien fue reconocido mundialmente por la película Relatos salvajes, su trayectoria se remonta a un tiempo atrás. Su primer éxito televisivo fue Los simuladores (2002-2003), una serie que no solo escribió, sino que también dirigió y produjo, y que con un argumento muy original atrajo la atención del público masivo. El programa alcanzó altos niveles de rating y obtuvo varios premios, entre ellos, seis Martín Fierro, entre ellos el de oro. El formato de la serie fue, posteriormente, comprado por Sony Internacional y se hicieron versiones del programa en varios países.
Luego de dos temporadas, Szifron decidió poner fin a la serie, en el momento de mayor éxito, para continuar con otros proyectos de su interés. Porque si hay algo que impulsa al director, dice, es la pasión y el interés por encarar nuevos proyectos, que hagan de su trabajo una actividad entretenida.

Suele escribir de noche, e incluso se inspira cuando inmerso en largos baños de inmersión, a los que lleva un cuaderno en el que anota sus ideas. Sus historias surgen del descontento: sus relatos parecen surgir de esa fisura que en cualquier momento puede volver  lo cotidiano increíble y ominoso. Los personajes se encuentran frente a encrucijadas en la vida que los llevan a bruscos cambios de rumbo. Esa es una especie de marca que llevan sus personajes.
Su primera obra fue El fondo del mar (2001), una comedia negra que cuenta una historia de pareja y celos y con la que cosechó los primeros premios. Protagonizada por Daniel Hendler, Gustavo Garzón y Dolores Fonzi, le valió a Szifron el Ombú de Plata y una mención especial en el Festival de cine de San Sebastián, entre otros.
Luego del éxito en la pantalla chica con Los simuladores, en 2005, volvió a la pantalla grande. Fue el escritor y director de la película Tiempo de valientes, que contó con producción de la Twentieth Century Fox. Luis Luque y Diego Peretti protagonizaron esta historia que relata los enredos de dos personajes que se cruzan por casualidad: un policía y un psicoanalista. No solo viven juntos una travesía policial sino que sus vidas quedan marcadas para siempre por ese encuentro, un elemento retorna como una marca registrada del autor. Con estrenos alrededor del mundo la película fue un éxito, no sólo de público sino también de crítica.

Tras este pasaje por el cine, al que retornará nuevamente, llegó a la televisión con la serie Hermanos y detectives,  una tierna historia de encuentro entre dos hermanos -un policía honesto interpretado por Rodrigo de la Serna,  y un niño con una inteligencia excepcional, que tan bien encarnó Rodrigo Noya-, que se conocen después de la muerte del padre. Entonces, el éxito volvió a presentarse en la vida de Szifron: por esta serie de diez capítulos ganó el premio Fund TV a la Mejor Serie de Ficción. También se hicieron versiones en varios países, entre ellos Rusia, México y Turquía.

Desde 2009 posee su propia compañía Big Bang, donde desarrolla proyectos para televisión y cine. Fue reconocido con el Premio Konex de Platino por ser el Mejor Director de televisión, en el período 2001-2010.
Relatos salvajes (2014) significó un reconocimiento aún mayor respecto de sus trabajos anteriores. Esta película que relata la violencia de nuestro tiempo, producida entre otros por los hermanos Almodóvar, fue nominada al Oscar como mejor película extranjera de habla no inglesa.  Protagonizada por grandes actores como Darío Grandinetti, Ricardo Darín, Rita Cortese, Leonardo Sbaraglia y Oscar Martínez, entre otros, relata seis historias donde la violencia gana la partida en tiempos y contextos más que alentadores para que esto suceda. En su vida cotidiana, personas comunes y corrientes pierden el control.
Szifron ganó por este trabajo el Premio Goya a la Mejor Película Iberoamericana y el Premio Sur a la Mejor Película. En el Festival de Cannes la película fue tan bien recibida que generó respuestas de aclamación y comentarios del público inusuales en el ámbito del Festival. No es casual que este exitazo haya sido dedicado a la memoria de su padre, su primer gran maestro.

Actualmente, el director está trabajando en el guión que será la adaptación al cine de la serie El hombre nuclear, que filmará en Hollywood, y preparando, además, un thriller que vendrá después para Sony/TriStar, junto con El extranjero una miniserie de ciencia ficción.
Padre de dos hijas, y en pareja con la actriz María Marull, con quien trabajó en Hermanos y detectives y en Relatos salvajes, no deja de  proyectar hacia el futuro historias que sin duda seguirán la línea del éxito rotundo.

¿Viste Relatos Salvajes? ¿Qué opinás de ésta u otras películas que llevan su firma?