Madres contra el paco: luchar por la vida

Marzo 2013

Actualidad

Son madres que se unieron desde el dolor y con la experiencia, por la necesidad de hacer algo por sus hijos, por  los chicos, propios y ajenos, que veían pasar una y otra vez por su barrio, cada vez más deteriorados, más ajenos a este mundo.

“Sí a la vida, no al paco”, rezaba una de las pancartas que las Madres contra el Paco alzaron en una de las primeras marchas. Así empezaron, apostando a un futuro distinto, a una juventud con promesa de destino y no bajan los brazos. De acuerdo al experto en adicciones, Jorge Lavorato, en el país mueren siete jóvenes por día por adicción a las drogas.

“Nos juntamos a partir de la necesidad”, contó en una entrevista online -ver debajo- Alicia Romero, una de las fundadoras de la institución. “Trabajamos siempre con chicos,  y decidimos unirnos contra el paco cuando nos enteramos que había un quiosco, a dos cuadras y empezamos a ver a los chicos cada vez más deteriorados. Las madres no sabían que hacer y había mucho miedo. Pero decidimos hacer algo entre todas”, continuó.

También conocida como la “droga del exterminio”, el paco es una pasta base de cocaína, marihuana y otras drogas inhalantes, que empezó siendo mezclada con yeso. Hoy, el nombre no se refiere a ningún estupefaciente específico porque las mezclas son diversas. Lo que tienen en común todas las mezclas es el uso de distintos solventes, generalmente, de uso industrial. El efecto es hacer lenta la sinopsis (el proceso neuronal por el que pensamos y conectamos ideas, pensamientos, emociones) hasta anularlo.

La Red de Madres contra el paco y por la vida tienen como objetivos: lograr que el Estado dé respuestas inmediatas a la demanda de las familias afectadas y que estas respuestas estén vinculadas con las problemáticas que vienen asociadas como el alcoholismo, la pobreza, la seguridad, el hambre; subsidiar proyectos educativos, laborales, culturales y deportivos que promuevan la inserción de estos jóvenes en la sociedad; que el arte, la danza, la creatividad y el deporte los devuelvan a la vida;  que se tomen medidas legales para desarticular las mafias; recuperar los espacios públicos para que sean espacios de socialización; incorporar a los jóvenes para que luchen por sus amigos.

La organización funciona en La Madrid 24, Lomas de Zamora. Allí, donde antes había un quiosco de paco, hoy se instala un centro comandado por madres, para los chicos que sufren esta adicción y los familiares que quieren ayudarlos. También cuentan con un blog (www.redmadrescontraelpaco.blogspot.com.ar) en el que pueden verse las acciones que estas madres con su fuerza, concretan. Los teléfonos para comunicarse con ellas son 4244-7513 y 155008-7245.

El paco invade tanto a sectores marginales como a sectores de profesionales; a jóvenes y adultos; y es considerado una de las consecuencias de la delincuencia. Hay niños pequeños que ya son adictos a esta sustancia, que también “corre” en lugares como Tribunales a modo de un delivery de pizza. Hoy el paco está instalado en muy distintos ambientes, y afecta a todas las clases sociales. De todas maneras, siempre el más débil –aquel que quizás carezca de formación o no tenga posibilidades materiales de acceder a un tratamiento- será el más afectado. En este sentido, en otra entrevista online -ver debajo-, Romero explicó: “Los estigmatizados y criminalizados siguen siendo los consumidores de las poblaciones más vulnerables”.

Es difícil ver una salida cuando en la vida cotidiana no hay opciones, cuando el hambre aniquila todo pensamiento, toda emoción y devasta el sistema inmunológico. Los chicos se deterioran cada vez más y es más difícil que vean la posibilidad de salir. Es un drama que sufren los pueblos latinoamericanos, se consumen momentos de falso bienestar frente a un clima de angustia y desesperanza. Es, precisamente, para que el arte, o cualquier otra disciplina les devuelva a estos jóvenes la posibilidad de soñar y tener una vida distinta, que resulta necesario unirse con las Madres contra el paco y ser más conscientes de que el niño que está en la esquina, solo necesita una mínima posibilidad de esperanza, una puerta a un mundo distinto.


Enlaces relacionados

www.madrescontraelpaco.org.ar
Entrevistas a Alicia Romero, miembro fundadora de Madres contra el paco: acá