Productos Gourmet: calidad certificada

Febrero 2012

Actualidad

El sector de alimentos gourmet registró en los últimos años un importante crecimiento, tanto dentro del mercado interno como a nivel de las exportaciones, en el marco de un fenómeno de alcance mundial. La cantidad y variedad de los productos premium, y la aparición de nuevas empresas del rubro, reflejan un inmejorable presente para el sector y auguran un futuro aún más promisorio.

Las condiciones naturales del territorio argentino, y su diversidad climática ofrecen marcos ideales, en sus distintas regiones, para la fabricación de productos gastronómicos de alta calidad. La tradición de empresas nacionales dedicadas al rubro gastronómico aportan, además, en muchos casos, la infraestructura y la experiencia necesarias para que el mercado local se posicione entre los mejores, a la hora de competir en el mundo.

Los productos gourmet se caracterizan por su calidad, su sofisticación o su exotismo: aceites, chocolates, ahumados, dulces, quesos, mieles y vinos son algunos de los productos premium que se fabrican en la Argentina. A la hora de elegir, tanto los consumidores locales como los extranjeros de nivel adquisitivo medio y alto se inclinan por las delicadezas que invitan a experimentar sabores sutiles o sorprendentes.
La internacionalización del gusto, producto de la globalización, y la moda cada vez más extendida de comer productos naturales fabricados artesanalmente, hacen el resto: la demanda crece al mismo ritmo que la oferta.

La cantidad de comercios que exhiben este tipo de alimentos son cada vez más, y se han extendido, desde los restaurantes más sofisticados –el canal de distribución habitual- hasta las tiendas y almacenes “boutiques”, que los exponen en vidrieras y mesadas bien decoradas. Son cada vez más los negocios minoristas dedicados a ofrecer productos premium.

En la Argentina, específicamente, los llamados ‘productos gourmet’ provienen de regiones específicas, como Cuyo o la Patagonia, y responden a un concepto de producción asociado a la excelencia de materias primas, el cuidado de la fabricación y la distribución en canales específicos, es decir no masivos.

 

Según el Centro de Estudios de la Producción (CEP) -organismo dependiente de la Secretaría de Industria y Comercio-, el sector se encuentra disperso geográficamente. Las principales regiones productoras son: Cuyo (32%), que concentra la producción de conservas vegetales, aceites y vinagre; provincia de Buenos Aires (29%) y Ciudad Autónoma de Buenos Aires (4%), producen dulces, jaleas y mermeladas, carnes, y embutidos y conservas; Patagonia (25%), se especializa en la elaboración de frutas finas, dulces, jaleas y mermeladas, chocolates y confituras, té e infusiones, y carnes y embutidos (especialmente ahumados) y resto del país (10%).
A su vez, cuatro rubros conforman alrededor del 67% de las ventas externas de alimentos gourmet: chocolates (incluido chocolate blanco), quesos (incluye quesos elaborados con leche de cabra oveja o búfala), frutas en conserva y aceite de oliva virgen.

 

El CEP confirma que el comercio mundial de este tipo de productos ha registrado un alto dinamismo, del 2003 a esta parte: dada la inexistencia de información unificada, o de una cámara u asociación que agrupe a las firmas dedicadas al rubro de especialidades, resulta difícil estimar el volumen del mercado gourmet, pero diversos relevamientos a empresas indican que aproximadamente el 10% de las ventas de alimentos envasados corresponde a este tipo de productos.

 

La calidad diferenciada es lo que, ante todo, distingue a productos como los quesos, las frutas finas, los dulces, jaleas, mermeladas y mieles, las  especias, los tés y las infusiones, y ni hablar de las carnes y embutidos especiales, los chocolates y confituras; carnes y pescados ahumados, conservas, salsas y aderezos. Las empresas deben certificar la calidad de sus productos, así como de las materias primas utilizadas, esa es la condición primordial para ser considerados premium.
A la elaboración cuidada podrán sumar, a posteriori, el origen exótico o lejano de sus ingredientes, o el packaging de calidad. El precio de estos productos generalmente es elevado.
Los productos premium apuntan, generalmente a un nicho de mercado de población con ingresos relativamente elevados y alta propensión a consumir, y a aquellos que se inclinan por los productos sanos, orgánicos, artesanales o con bajo contenido de agregados químicos.

 

En el resto del mundo, los principales productores y exportadores mundiales de alimentos gourmet se encuentran en Alemania, Francia, Italia, España y Estados Unidos. Asimismo, el 50% de las importaciones corresponden a estos países, más el Reino Unido y Japón. Entre los países latinoamericanos, Brasil y Chile constituyen dos mercados significativos de consumo de productos gourmet a nivel mundial.

 

La Argentina cuenta con una oferta diversificada de alimentos gourmet, entre los que se destacan:

• Los productos ahumados (carnes de diversos tipos, pescados, quesos)

• Miel natural
• Aceite de oliva virgen
• Quesos
• Dulce de leche
• Chocolates
• Hongos
• Mermeladas
• Aderezos