Solidaridad con cara de mujer

Mayo 2013

Actualidad

En Argentina, son numerosas las organizaciones y asociaciones solidarias lideradas por mujeres. Algunas de estas mujeres son más conocidas, otras –la gran mayoría- trabajan en el anonimato ayudando, desde las posibilidades con que cuentan, a quienes más lo necesitan. Todas ellas se definen por su compromiso con los sectores más vulnerables.

Erradicar la pobreza extrema y el hambre; promover la educación básica y el trabajo decente; reducir la mortalidad infantil; mejorar la salud materna; promover la igualdad y la equidad de género; ampliar las posibilidades sociales y laborales de los discapacitados y los marginados: esas son algunas de las muchas áreas en que se desempeñan cientos de mujeres comprometidas con la ayuda al prójimo. Las mujeres son capaces de transformar sus vidas, las de sus familias e incluso las de su comunidad; esa certeza moviliza a algunas de ellas, fundadoras, directoras o promotoras de emprendimientos solidarios.
Las estadísticas que maneja la Fundación Avon -que premia cada año proyectos solidarios desarrollados o liderados por mujeres- demuestran que, en la Argentina, de cada 10 personas que trabajan en organizaciones sociales, 7 son mujeres. Las define, en todos los casos, la capacidad de trabajo y sacrificio, cada una de ellas lucha desde su lugar para alcanzar sus objetivos en favor de los grupos sociales más desprotegidos.


Son cientos las mujeres que trabajan a nivel nacional. Revista Cabal ofrece una selección de nombres que de algún modo, las representa a todas.

 

• Margarita Barrientos, fundadora del comedor Los Piletones

Criada en una familia de aborígenes tobas, en Santiago del Estero, tras la muerte de su madre y siendo aún muy joven, viajó a Buenos Aires en busca de mejores oportunidades. Allí se casó y tuvo diez hijos, con un hombre que quedaría lisiado tras sufrir un accidente laboral. Margarita se dedicó al cirujeo -la recolección de residuos- y sacó adelante a su familia. Una noche, mientras volvía de colectar basura con su carro, encontró a unos niños que no comían desde hacía días y se propuso ayudarlos: los llevó a su casa y los sentó a su mesa, para darles de comer junto a sus hijos. Fue entonces  que decidió que ayudaría a todos los niños que pudiera entre los que sufrían hambre. Daba de comer a decenas cada día, cuando Juan Carr, a cargo entonces de la Red Solidaria, supo de su caso y le ofreció su apoyo. En el comedor Los Piletones, situado frente a su casa, hoy da de comer a más de mil niños por día. En 1999 recibió el premio a la Mujer del Año en Argentina, lo que le permitió salir del anonimato. Desde entonces no ha bajado los brazos y sigue al frente de su causa solidaria.

 

• Edith Lea Grynszpancholc, presidenta de la Fundación Natalí Flexer

La Fundación Natalí Dafne Flexer, de ayuda a niños con cáncer, fue creada en 1995 por Edith en memoria de su hija, con el apoyo de un grupo de amigos comprometidos por el afecto y la solidaridad. La Fundación comenzó a desarrollar actividades de contención emocional para niños enfermos de cáncer y sus familias. La ayuda y los servicios que brindan se realizan en forma gratuita, y comprenden: entrega de material informativo, asesoramiento legal y un seguro médico, contención emocional, grupos de padres, recreación, banco de medicamentos, becas de refuerzo nutricional, registro de donantes de sangre y plaquetas, provisión de elementos (sillas de ruedas, corset, prótesis), becas para familias, transporte y servicios, paseos gratuitos, talleres creativos para padres y niños, gestión de maestras domiciliarias, asesoramiento a escuelas, orientación sobre recursos de la comunidad: pases de colectivos y subsidios. Tienen además a su cargo, el funcionamiento de la Sala de Juegos del Servicio de Hemato-Oncología de Casa Cuna y del Hospital Posadas.

 

• Jacqueline de las Carreras, presidenta y fundadora de Fundación Par

Tras haber sido miembro de la Corporación Argentina de Discapacitados (CADIS) y representante para Argentina y Latinoamérica en la DPI (Organización Mundial de Personas Impedidas), el 14 de mayo de 1988 Jacqueline de las Carreras decidió crear Fundación Par: una organización privada, no gubernamental y sin fines de lucro, destinada a promover la inserción laboral de las personas con discapacidad, para su plena integración a nivel competitivo. Para ello convocó a un grupo de empresarios para conformar el Consejo de Administración de la nueva entidad y de esa manera posicionar la temática dentro de los sectores gubernamental, empresario y social.
Computación, Microemprendimientos, Búsqueda de empleo, son algunos de los cursos, totalmente gratuitos, que ofrece la entidad y están especialmente dirigidos y diseñados para personas con discapacidad motora, sensorial y/o visceral con certificado de discapacidad (sin compromiso mental).

 

•  Catalina Hornos, de Fundación Haciendo Camino

Catalina  era casi una adolescente cuando, en el 1996, con apenas 23 años, decidió renunciar a las comodidades de las que gozaba, para viajar a Santiago del Estero y desde allí luchar contra la desnutrición infantil. Creó y dirige la fundación, que colabora en zonas necesitadas de nuestro país, y ya cuenta con tres centros que brindan asistencia a los chicos de los barrios marginales. Además, planifica desembarcar también en Chaco, con el mismo objetivo.
Hornos nació en Buenos Aires –adonde viaja una vez por mes- y trabaja con familias de bajos recursos en Añatuya, la capital diocesana más pobre del país, al nordeste de Santiago del Estero. Empezó montando un modesto comedor. Por estos días, Haciendo Camino brinda asistencia en los barrios y está próxima a inaugurar una sala para erradicar el hambre en Chaco. El objetivo que la orienta es ayudar a mejorar las condiciones de vida de familias en situación de pobreza, asistida por una red de profesionales, voluntarios y padrinos de la fundación. Trabajan para revertir las consecuencias del hambre y también activamente en la prevención, desarrollando programas específicos.

 

• Inés Sanguinetti, directora general de Crear Vale la Pena

Vale la pena es una organización no gubernamental que impulsa la transformación social a través del arte para revertir la exclusión, desarrollando programas que integran el arte, la educación y la acción comunitaria. A partir del año 2008, esta fundación se focalizó en promover la multiplicación de iniciativas a través de su Programa de Multiplicación: formación de formadores y promoción de redes locales, nacionales e internacionales. Inés Sanguinetti fue la impulsora de este proyecto y está al frente de la iniciativa: bailarina y coreógrafa profundamente comprometida con el trabajo por la equidad social a través del arte, completó la carrera de sociología en la Universidad del Salvador y es coordinadora de la Red Latinoamericana Arte para la Transformación Social. Desde 1997 ejerce como Co-Fundadora y Presidenta de Crear vale la pena, ONG. Este programa fue declarado de interés municipal y nacional y seleccionado como caso de estudio por varios centros de estudio y organizaciones. También ha sido premiado en diversas ocasiones en Argentina y el exterior.  (Conferencia Inés Sanguinetti en TED: www.tedxriodelaplata.org/videos/arte-y-transformación-social)

 

• Magdalena Goyheneix, de Médicos sin fronteras

Tras conocer a la Madre Teresa de Calcuta, la argentina Goyheneix se unió a Médicos Sin Fronteras y viajó en misión al África, donde padeció malaria y estuvo a cargo de un hospital donde tuvieron internados a más de 180 niños con desnutrición severa producto de la hambruna.
Pediatra de profesión –egresó de la UBA con casi 10 de promedio-, siente que su vocación es la asistencia de niños en situación precaria. Sigue trabajando por los chicos, su mejoría, dice, es para ella la mejor recompensa.
(Conferencia de Magdalena Goyheneix en TED: http://www.tedxriodelaplata.org/videos/en-mundo )

 

•  Rosario Quispe, de Fundación Warmi

Rosario trabaja para que las comunidades coyas de la Puna argentina –su gente, porque de ahí mismo proviene ella, en la Puna nació y creció- puedan desarrollar su vida en su tierra, sin tener que emigrar forzosamente a las ciudades en busca de sustento. En pos de lograrlo, desde 1995 construye oportunidades para las comunidades coyas de la Puna jujeña. Crea y promueve emprendimientos de salud, gestiona microcréditos para proyectos productivos de ganadería y cultivo, emprendimientos de turismo, artesanías, pequeñas empresas sociales, campañas de prevención en temas de salud, ambulancia, e incluso ha inaugurado la Universidad de Warmi, primera escuela de estudios superiores en la Puna. “Un sueño largamente esperado”, lo define. Hoy tiene el orgullo de decir que alrededor de 6000 familias están logrando, en buena parte gracias a su iniciativa, igualdad de oportunidades sin necesidad de migrar. Obtuvo el Premio Abanderados 2012 por su labor. Su sueño es que en unos veinte años, “los que hoy van a la universidad levanten la Puna de verdad. Yo trabajo todos los días de mi vida para que esta zona levante cabeza y esté mejor”.

(Video Rosario Quispe: http://www.premioabanderados.com.ar/rosario.php )

 

• Florencia Rolandi, especialista en cardiología de la mujer

Florencia  nació en Buenos Aires el 10 de febrero de 1974. Se recibió de médica (UBA), y luego se formó como cardióloga (Sociedad Argentina de Cardiología), realizó una Maestría en Efectividad Clínica (UBA-HIBA-Harvard), y fue docente de Farmacología en la UBA y en el Post grado en Investigación Clínica de la Universidad Austral. Actualmente desempeña tareas médico-asistenciales y de investigación clínica en CENPEC y en el Hospital Italiano de Buenos Aires. Es coautora del libro Medicina familiar y práctica ambulatoria y de diversos artículos publicados en revistas científicas nacionales e internacionales. Ha presentado numerosos trabajos científicos y disertado en congresos nacionales e internacionales.
Desde 2005, está comprometida con promover la salud y prevenir las enfermedades cardiovasculares en la mujer, desarrollando acciones dirigidas hacia la comunidad médica y la comunidad general. Disertante en diversas reuniones científicas nacionales e internacionales.
(Conferencia de Florencia Ronaldi en TED: http://www.tedxriodelaplata.org/videos/corazón-una-mujer-puede-romperse-en-serio )

 

• Isabel Vázquez, Madres contra el paco

Isabel Vázquez lidera una red de mujeres que en las barriadas marginales de la periferia bonaerense denuncian a los traficantes y brindan oportunidades laborales a los jóvenes adictos a la droga. Esta mujer de Villa Lamadrid se hace cargo de un comedor comunitario y encabeza la Fundación Madres contra el Paco, asesorando a cientos de familias y conteniendo a gran cantidad de pibes que padecen el daño de una adicción letal. Cuando murió mi hijo, luego de superar el miedo y la vergüenza, se dio cuenta de que quedándose “en la casa llorando no iba a resolver nada”. Con el esfuerzo, la solidaridad y el amor hacia los otros, la sigue peleando.
Madres contra el paco  cuenta con un comedor que alimenta a más de 500 personas del barrio, y que es el que Isabel emplea para organizar talleres de informática, de danza, de gastronomía, pero sobre todo para coordinar futuras acciones de denuncia junto a las otras madres del barrio, en un modelo que ha sido replicado por mujeres de diversas localidades postergadas de Buenos Aires.