Libros recomendados: Stalingrado de Antony Beevor

Septiembre 2015



Entretenimientos

Uno de los libros recomendados de este mes es Stalingrado de Antony Beevor (Crítica)

 Sin dudas la batalla decisiva de la Segunda Guerra Mundial y la que determinó el rumbo definitivo del nazismo hacia su derrota, la de Stalingrado ha merecido a lo largo de las últimas décadas distintos estudios y relatos. Mediante nuevas investigaciones en archivos rusos y alemanes y una extensa red de entrevistas a sobrevivientes de esa guerra en ambos bandos, el historiador inglés Antony Beevor da una versión –ahora reeditada, pero que es conocida hace algunos años- de ese hito fundamental en la historia de los grandes triunfos de la libertad. El libro tiene como valor añadido una escritura clara y apasionante, que por momentos permite una lectura similar al de una novela. En el prólogo a su trabajo, Beevor describe aspectos de su investigación y agradece todas las colaboraciones recibidas. Y advierte además que la batalla de Stalingrado no puede ser entendida con un examen convencional, que para penetrar en esa titánica resistencia desplegada por el pueblo ruso hay que ir más allá de un mero análisis militar, que, es cierto, tampoco falta en el texto. Las fuentes del investigador comprenden diarios de guerra, informes de capellanes, relatos personales, cartas, interrogatorios de la policía de seguridad soviética a prisioneros alemanes y no alemanes, los informes muy detallados enviados diariamente desde el frente de lucha a Alexander Shcherbakov, director del departamento político del Ejército Rojo en Moscú. La mirada de Beevor no es complaciente con las autoridades soviéticas de ese entonces, en particular con Stalin, que cometió varios errores de evaluación del conflicto en su comienzo, pero no deja de mencionar y subrayar en todo momento el valor que tuvo en el resultado de la guerra el alto patriotismo de los soviéticos. Desde el 21 de junio de 1941, en que se produce la Operación Barbarroja, que da inicio a la invasión nazi a suelo soviético, hasta el 2 de febrero de 1943, día en se da por finalizada la batalla de Stalingrado, la crónica avanza paso a paso y con una meticulosa información sobre el desarrollo de los hechos que el lector agradecerá, más allá de que pueda o no estar de acuerdo con ciertas apreciaciones del investigador.