Las apps para que manejar vuelva a ser un placer

Abril 2017

Tecnología

Más autos, obras viales y protestas atentan contra la circulación en las grandes ciudades. Pero gracias a las aplicaciones que miden los flujos de tránsito ese costo puede reducirse.

El tránsito es uno de los principales problemas de las grandes ciudades. Según cifras oficiales, el parque automotor activo de la Argentina en 2016 era de poco menos de 14 millones de unidades, de las cuales casi un millón y medio estaban radicadas en la ciudad de Buenos Aires. Así fríos estos datos tal vez no digan demasiado. Pero si en cambio se analiza la evolución de los últimos años, se advierte que la cantidad total de vehículos prácticamente se duplicó en una década en todo el país y que en la capital creció más de un 50 por ciento. Los números no hacen más que corroborar la sensación que tienen los porteños: circular es cada vez más complicado. Y máxime si a este incremento se le suman la gran cantidad de obras viales y las protestas que suelen producirse en el distrito. ¿Puede la tecnología ayudar a descomprimir un poquito este caos?

Obviamente, las soluciones de fondo a este problema pasan por otro lado. Pero las distintas aplicaciones que se ofrecen para los dispositivos móviles pueden contribuir en parte a que nos ahorremos un problema de tránsito y, próximamente, a conseguir un lugar para estacionar. Claro que cuando la ciudad tiene sus “días de furia” no hay Waze ni Google que la salven.

Alerta congestionamiento
Una de las aplicaciones más populares para saber qué calles no tomar por al alto tránsito es sin duda Waze. Creada en 2008 y adquirida por Google en 2013, se trata de una típica herramienta que se nutre de los aportes de sus usuarios. Esta contribución puede ser activa porque se le permite a cada wazer informar de accidentes o demoras puntuales. Pero la aplicación también se vale de los movimientos que cada usuario hace con su automóvil, siempre y cuando la tenga abierta, para estimar tiempos de llegada a los diferentes destinos. Se basa en los mapas de Google y tiene una función que permite compartir un trayecto con un amigo, de modo que si alguien nos está esperando sepa a qué altura del camino nos encontramos.

 

Estación app

Si hay un navegador GPS simple y fácil de usar ese es Google Maps. La primera gran ventaja que tiene es que por lo general ya viene instalado en la mayoría de los smartphones. Y aunque se trata de una herramienta con muchas más funciones que la de brindar alertas de tráfico, es muy precisa y gráfica al marcar en el plano citadino los flujos de tránsito. El rojo es naturalmente el color que marca una alta congestión. Otro atributo fuerte es su expansión mundial: su base tiene información de 220 países y territorios.

 

 

 

Hasta acá, en materia de información de tránsito, parece haber un monopolio de Google. Sin embargo, existen otras aplicaciones que por fuera del gigante también tienen lo suyo para aportar. Here We Go, que se presenta como un duro rival para Google Maps y Sygic, paga pero con mapas en 3D más amigables y divertidos, son solo un par de ellas.

¿Y ahora dónde estaciono?
Llegar hasta un destino muchas veces suele ser tortuoso, pero una vez que lo hacemos todavía debemos enfrentar el no menos trabajoso asunto de estacionar. Si los conductores no dieran ni una vuelta para encontrar un lugar disponible es probable que el tránsito disminuyera aunque sea un poco. Pensemos que en algunos barrios de mucho tráfico, como Palermo o Belgrano en Buenos Aires por ejemplo, hallar ese preciado espacio puede llevar tranquilamente unos 15 o 20 minutos, es decir un tiempo en que varios autos que no deberían estar circulando lo siguen haciendo. Una vez más, la tecnología llega para aportar su granito de arena.

Aunque todavía no está disponible en la Argentina, habrá que estar atento a la función de Google “Dificultad de estacionamiento”. Se trata de un ícono que alerta sobre las posibilidades de encontrar lugar en la zona a la que nos dirigimos, que pueden ser limitadas, medianas o fáciles. Por el momento esta herramienta solo está disponible en algunas ciudades de Estados Unidos, pero es probable que pronto abarque más países.

EstacionAPP, por su parte, es una aplicación creada por dos jóvenes argentinos ganadora de un concurso organizado por el Gobierno de la Ciudad. Aunque hoy sus cuentas de Twitter y Facebook están inactivas, aún es posible descargarla. Básicamente, lo que esta herramienta indica, sobre el mapa de Buenos Aires, es dónde está permitido estacionar y dónde no, como para terminar con la famosa duda: “¿se puede o no se puede acá?”. Mientras no entre en vigor la nueva ley que amplía las zonas de estacionamiento medido en la Capital (fue sancionada a fines del año pasado), lo que requeriría una importante actualización, la app sigue teniendo valor.

 

Fotos. Shutterstock y Estaciónapp