YouTube como herramienta educativa

Marzo 2015

Tecnología

El canal de videos se ha convertido en una herramienta fundamental a la hora de reforzar contenidos que quizás no se comprendieron en clases o para aprender cosas nuevas que complementen un saber previo. Basta escribir una palabra, materia o tema para acceder a miles de tutoriales explicativos.

A lo largo de la historia las formas de enseñanza y aprendizaje han ido variando de acuerdo a los tiempos. Desde la antigua Grecia, dónde el saber quedaba en manos de unos pocos privilegiados que recibían el conocimiento de un maestro, hasta las formas de educación actuales en instituciones escolares o incluso las formas de aprendizaje que surgen a partir de las nuevas tecnologías. En la actualidad, en gran parte de los hogares cuentan con dispositivos que permiten el uso de internet. En este marco, en los últimos años, ha proliferado una modalidad de aprendizaje y estudio que responde directamente a la era tecnológica que vivimos: se trata del uso de los tutoriales que pueden verse en YouTube.

    YouTube, conocido por la amplia mayoría de los usuarios de Internet, es un sitio web donde se comparten videos que pueden ser subidos de manera muy fácil por los usuarios. Comenzó a funcionar en 2005 y desde 2006 es propiedad de Google. Allí circulan videos de todo tipo: caseros, de dibujos infantiles, de películas, documentales, de música entre muchas otras opciones. Una de estas categorías es la de los mencionados tutoriales, que puede subir cualquier persona interesada en compartir sus conocimientos sobre algún contenido o un saber/hacer.

Los tutoriales son instrucciones que utilizan el formato “paso a paso” con lenguaje sencillo -no técnico- que pueda ser comprensible para cualquier usuario. Se encuentran tutoriales de todo tipo y de cosas muy disímiles. Los hay  para aprender idiomas, para tocar instrumentos, para aprender a nadar, para aprender a tejer, videos con técnicas de estudio, o los pasos para bailar breakdance entre otros millones.
  YouTube posee un buscador dónde el usuario escribe lo que se necesita, y mientras se teclea ya aparecen opciones que facilitan la búsqueda. Cada video viene acompañado por la opción “mostrar más” dónde se puede leer información que amplía lo anterior o suma descripciones que acompañan. También incluye la sección de comentarios donde se puede leer lo que otros han opinado sobre ese video, e inclusive dejar una opinión.

  YouTube se ha convertido en una herramienta fundamental a la hora de reforzar contenidos que quizás no se comprendieron en clases o para aprender cosas nuevas que complementen un saber previo.  Incluso para llegar a un aprendizaje totalmente nuevo, tanto para estudiantes dentro del sistema educativo, como para cualquier persona que esté interesada en aprender algo específico.

  La característica que tienen en común los buenos tutoriales es la de haber sido pensados y diseñados teniendo en cuenta el punto de vista del posible usuario. El formato audiovisual responde, a su vez, a un tipo de lenguaje que especialmente conocen las nuevas generaciones, habituadas a los distintos dispositivos tecnológicos.  Actualmente el lenguaje audiovisual es la principal fuente de incorporación de contenidos.

  Los tutoriales en YouTube son de gran utilidad y por eso se han convertido en un recurso habitual. De hecho, los jóvenes muchas veces recurren a esta página como buscador de primera opción. Si algo no se comprendió, o no se tiene ni el tiempo ni el dinero para recurrir a un docente particular, en los hogares y al alcance de la mano se puede llegar a comprender lo que se necesite.

  No se trata de reemplazar un aprendizaje por otro sino de explotar de modo positivo los recursos y herramientas que los estudiantes poseen al alcance de su mano. Debido a esto, cada vez son más los docentes que recurren a las nuevas tecnologías para sumarlas a su estrategia pedagógica y a su didáctica en el aula o como continuidad de aprendizaje. Lo audiovisual permite la incorporación de contenidos de una manera más clara y sencilla e incluso más entretenida. El video posee un potencial pedagógico que no debe subestimarse.

  Representa un desafío para el docente o el adulto orientar a los estudiantes en el mejor aprovechamiento de este recurso dado que la oferta es amplía, variada y no siempre será la más adecuada. Incluso será una habilidad que se podrá adquirir con el uso para aquellos adultos que se animen a estas nuevas modalidades de enseñanza y aprendizaje.
  Un estudiante capaz de reconocer sus mejores posibilidades de aprendizaje será finalmente más autónomo y libre.