Campanópolis, provincia de Buenos Aires

Junio 2018

Turismo

La ciudadela obra de Antonio Campana deslumbra a locales y extranjeros.

“Parece un cuento”, es la frase más escuchada acerca de Campanópolis, un predio de 200 hectáreas en el que una aldea de inspiración medieval -aunque ecléctica- recibe cientos de visitantes de todas las edades y abre a la vez sus puertas para producciones y casamientos. “Un lugar distinto”, sostienen algunos. “Como estar en cualquier pueblito europeo a media hora de Buenos Aires”, agregan desde más allá.

Campanópolis fue el proyecto de un visionario quizás algo excéntrico, pero ante todo muy tenaz. Antonio Campana se llamaba y nació en 1933, trabajó de oficios básicos partiendo de la nada y se convirtió en un empresario de bastante éxito. Hasta que cerca de los 50 años, debido a un cáncer, los médicos le dieron un lustro de vida. Fue cuando vendió sus empresas y se dedicó de lleno a la construcción de esta ciudadela mezcla de estilos y compuesta de casitas, castillos, calles, vías, torres y puentes. Lo hizo a fuerza de recorrer remates para encontrar verdaderas joyas, como la estructura de un viejo ascensor que perteneció al Banco Nación, los relojes que formaron parte de la estación ferroviaria de Retiro y hasta una escalera que rescató de la Basílica de Luján. Campana no tenía para su proyecto un sentido comercial, sino que intentaba -ni más ni menos- cumplir un sueño, un sueño capaz de extenderle la existencia veinte años más de lo que la medicina le pronosticaba.

En 2015 sus hijos decidieron abrir el espacio al público, previa reserva y únicamente los sábados. “Acá se filman comerciales, se hacen películas, se organizan visitas guiadas”, explica uno de ellos y relata que la construcción se dio a medida que su papá iba consiguiendo los materiales. “Fue naciendo como un juego”, agrega para referir la forma en que Campanópolis se convirtió en lo que es hoy, una suerte de escultura gigantesca que a su manera luce y preserva un patrimonio cultural mundial.

 

Cómo llegar
Bariloche 7200 (Altura Ruta Nacional 3, Km.31,200), González Catán, La Matanza, Provincia de Buenos Aires. Se puede llegar por la Av. Gral. Paz y luego continuar por la Av. Juan Manuel de Rozas (Ruta 3) hasta el Km 31,200 y tomar calle Bariloche. En transporte público: una opción es tomar el tren Belgrano Sur hasta la estación González Catán y ahí un remis o taxi.