Ciudad de Corrientes

Mayo 2018

Turismo

La historia de esta importante capital litoraleña puede ser abordada desde los accidentes geográficos que la caracterizan: en su costa hay siete puntas que tienen mucho para contar.

 

Fundada el 3 de abril de 1588, la ciudad de Corrientes es la más antigua del nordeste argentino. Por eso se trata de un poblado sumamente atractivo, lleno de historia y tradiciones a través de su arquitectura, sus monumentos y su riquísima vida cultural. Pero estando situada a orillas de un recodo el río Paraná, el agua es quizá el elemento más esencial para sus habitantes. Una buena manera de abordar sus más de cuatrocientos años de vida es entonces un paseo por su costa, en la cual se distinguen las “siete puntas” que justifican el nombre de San Juan de Vera de la Siete Corrientes.

Parte de ese nombre corresponde por supuesto a su fundador, Juan Torres de Vera y Aragón. Lo de las “siete corrientes”, en cambio, encuentra su explicación justamente en esas salientes de su geografía, que hoy pueden ser todas avistadas desde un paseo náutico o bien por tierra.

Empezando el recorrido desde el norte, la primera punta es “Aldana” o “Punta Inga”, donde hoy funciona un puerto de pescadores (“Puerto Italia”). Enseguida el turista se encuentra con la “Punta Yatictá”, que le debe su nombre al árbol frutal que crece en la orilla y está circundada por los edificios de las facultades de Agronomía y Veterinaria de la Universidad Nacional del Nordeste. La “Punta Mitre” o “De la batería” fue el escenario fundamental de la Guerra de la Triple Alianza. En homenaje al General Bartolomé Mitre, actor principal de aquella contienda, allí está enclavado el Parque Mitre; y en las inmediaciones se encuentra el Club Regatas y la plata potabilizadora de agua.

La “Punta San Sebastián” o “Ñaró” es la primera que se puede ver desde la Avenida Costanera. Allí se levantó la primera ermita en honor a San Sebastián, cuarto patrono de la ciudad. En 1811, además, se instaló en ese lugar una pequeña batería de cañones para hacer frente a la armada española. Siguen la “Punta Tacurú” o “Punta Isiry” (próxima al Parque Camba Cuá) y la “Punta Tacuara” (cercana al Paseo de los Artesanos “José Luis Cabezas”).

Por último, donde termina la Costanera, está la “Punta Arazaty”. Ese fue el lugar elegido por el fundador de la ciudad Torres de Vera y Aragón para desembarcar y dar comienzo a la historia de Corrientes. Allí, además, está la playa del mismo nombre, la más importante del litoral.

Además de las famosas siete puntas, quienes visiten Corrientes y decidan hacer excursiones marítimas también pueden recorrer las zonas de islas y bancos de arena que están frente a la ciudad. Porque Corrientes, tal como su nombre lo sugiere, es principalmente una ciudad en constante relación con el agua.

Cómo llegar
La ciudad de Corrientes tiene, a 10 kilómetros, el Aeropuerto Doctor Fernando Piragine Niveyro, que recibe varios vuelos diarios de Buenos Aires. Por vía terrestre se accede por la Ruta Nacional N° 12, que la une con Entre Ríos y Buenos hacia el sur y con Misiones hacia el noreste. El Puente General Manuel Belgrano cruza el río Paraná y une a la ciudad con a provincia del Chaco.