Malargüe, Mendoza

Octubre 2017

Turismo

Al sur de la provincia de Mendoza, este extenso departamento es tierra de volcanes, centros de esquí y una inagotable cantera de paisajes únicos. 

Malargüe es tanto ciudad como departamento. La urbe, ubicada a 420 kilómetros de Mendoza capital, fue fundada el 16 de enero de 1886 y hoy cuenta con más de 28 mil habitantes. El distrito, con 41317 kilómetros cuadrados, es el más extenso de la provincia y el segundo más grande del país. Por eso, hablar de Malargüe es hablar de una vasta zona bastante desértica y llena de atractivos: volcanes, lagunas sobre el nivel del mar, cuevas, cascadas, bosques petrificados y, por supuesto, los centros de esquí de Las Leñas y Los Molles.

Si uno quiere conocer bien la zona es necesario hacer base en la capital departamental, ya que las distancias son bastante largas y contar con toda la infraestructura se vuelve imprescindible para el visitante. La ciudad está atravesada de norte a sur por la ruta 40, que pasa a llamarse Avenida San Martín. Y en ella el turista puede tener una primera aproximación a las riquezas paleontológicas y arqueológicas de la zona con una visita al Museo Regional. También es posible ingresar al Observatorio Pierre Auger, que forma parte de un gran proyecto en el que participan 17 países y más de 300 científicos con el objetivo de buscar el origen de los rayos cósmicos.

Siguiendo hacia el sur por la ruta 40 y tomando luego la 186 se llega después de 75 kilómetros a la Laguna de Llancanelo, uno de los sitios imperdibles para quienes decidan conocer esta zona del país. Se trata de uno de los humedales con mayor cantidad de aves del continente, como por ejemplo flamencos, cigüeñas o cisnes. Y todo con las imponentes montañas de fondo.

Un poco más cerca de la ciudad de Malargüe quedan los Castillos de Pincheira. A solo 27 kilómetros, está esta formación rocosa que la erosión de los agentes climáticos ha moldeado como si fuera un verdadero castillo. Le debe su nombre a un conocido bandido de nombre José Antonio Pincheira, quien solía refugiarse allí tras sus actos delictivos.

También se recomienda conocer la Caverna de las Brujas, ubicada en el Cerro Moncol, a 1831 metros sobre el nivel del mar. Para ingresar a ellas es necesario solicitar turno en los centros de información turística. Quienes lo hagan se deleitarán con las curiosas formas que han tomado las estalactitas y estalagmitas a través de miles de años.

Como se puede apreciar, cada rincón de Malargüe tiene encantos propios. Y son un montón: Los Molles tiene un complejo termal y pistas de esquí, Valle Hermoso es un enclave perfecto para la práctica de distintas actividades de turismo de aventura (solo se puede visitar en verano), la Laguna de la Niña Encantada está rodeada por restos de lava volcánica, Las Leñas es el centro de esquí más elevado de la Argentina, la Cascada de Manqui-Malal tiene un salto de 29 metros, la Reserva Provincial Payunia es una gran “galería” de volcanes y el Pozo de las Ánimas son dos grandes depresiones con espejos de agua dulce en su interior.

En fin, para visitar Malargüe se necesita tiempo, porque atractivos sobran.

Cómo llegar
La principal vía de acceso terrestre es la Ruta Nacional 40, que atraviesa la ciudad de Malargüe. La localidad también cuenta con un aeropuerto internacional, aunque las frecuencias de vuelos son más bien bajas.