Paraísos en el Caribe

Abril 2012

Turismo

Dos formidables tentaciones para quien visita las hermosas playas de Venezuela o su perla más suntuosa, la isla Margarita, es acercarse a La Isla de Coche o al Archipiélago de Los Roques. Pocas veces la transparencia de las aguas azules del mar hará tan plácida sintonía con el deseo de descansar en paz o sumergirse en el placer de los  deportes náuticos. Una aventura que una vez cumplida no se olvida jamás en la vida.

Si alguien desea visitar las playas de Venezuela, aparte de la clásica elección que se hace de la isla de Margarita, hay otros dos puntos de alto interés para el turista. Se trata de La isla de Coche y el Archipiélago de Los Roques.

Veamos algunos detalles de ambos destinos y las posibilidades de disfrute que ofrecen cada uno de ellos.
La isla de Coche, que se eleva a 60 metros sobre el nivel del mar, está al sur de Margarita y tiene 11 kilómetros de longitud y 6 de ancho. Conforma el municipio de Villalba y tiene por capital a San Pedro de Coche. Los otros pueblos de Coche son El Bichar, Guinima, El Amparo, El Guamache y La Uva. La principal actividad de la isla es la pesquera, medio principal de vida para su población. Tiene también unas formidables salinas, que a mitad del siglo XVl escondían ricos lechos de perlas que explotaban los colonizadores de la época.
Entre las múltiples historias que se cuentan del lugar está la famosa odisea del navío San Pedro de Alcántara, que había traído al mariscal de campo español Pablo Morillo a la cabeza de 15 mil hombres para sofocar una insurrección de Venezuela. Ese navío se hundió repentinamente y quedó en el mar como testigo de una misión que fracasó.
Esta isla está habitada por gente amable y tranquila que vive, como se dijo, de la pesca y también del turismo. Coche ofrece paisajes muy diferentes: por un lado las playas, las costas y los acantilados, pero también un interior que sigue conservando sus esencias. Sus aguas son traslúcidas y serenas.
Playas como El Coco, El Amor o La Punta son las más visitadas, particularmente la última muy apta para practicar deportes náuticos. El Amor es un lugar que convoca al descanso y la recreación en sus estupendas aguas. Desde sus acantilados las imágenes son de una belleza poco común. Una manera de conocer la isla y sus evidentes atractivos es viajar en bicicleta, para lo cual se recomienda llevar un sombrero y protector, porque en Coche casi nunca llueve y el sol brilla con fuerza todo el año. Es conveniente llevar comida ligera y agua, un servicio que los confortables hoteles del lugar suelen ofrecer.

 

Los Roques

Este archipiélago, integrado por cayos, bancos de arena y arrecifes coralinos, está bañado por las aguas más transparentes del Caribe. Es un verdadero lugar de ensueño que atrapa visualmente al turista con su explosión de colores. Por ser un Parque nacional no tiene hoteles sino posadas.
La iniciativa de crear la Fundación Científica Los Roques (FCLR) surgió de un grupo de personas que viajaban regularmente a ese lugar en sus lanchas particulares. Eran amantes de la naturaleza que no podían sustraerse al hechizo del paisaje y de los recursos marinos que abundaban en sus aguas. Conscientes que la actividad pesquera sin control y el turismo creciente constituían una potencial amenaza para ese archipiélago, crearon la fundación que investigó la importancia del lugar y promovió que las autoridades lo transformaran en un Parque Nacional. Eso se logró en 1972, atendiendo criterios relacionados con la singularidad del ecosistema y la fragilidad y valor de sus recursos naturales.
El parque está constituido por varias zonas: de protección integral; de primitiva marina; y de ambiente natural y recreación. En la primitiva marina se puede hacer práctica submarina, navegación y pesca deportiva, pero con previa autorización y en grupos que no excedan las 45 personas.
Las zonas del ambiente natural y la recreación están destinadas a actividades pasivas y de navegación, siempre respetando las reglas del Parque Natural.