Tandil, abierta todo el año

Abril 2017

Turismo

Destino tradicional de turismo religioso, la ciudad bonaerense también tiene mucho para ofrecer tanto en el casco urbano como en sus impactantes alrededores serranos. 

Otro destino insoslayable es el Lago del Fuerte, un lugar ideal para caminar, correr en la senda aeróbica, andar en bicicleta, practicar actividades náuticas o pesca deportiva, con preeminencia del pejerrey. Además, se pueden conocer el Mercado Artesanal de Tandil, el Parque de Los Niños y el antiguo Manantial de Gardey, donde históricamente los visitantes descansaban bajo los árboles y bebían de sus aguas surgentes, minerales y con presuntas propiedades terapéuticas. También forman parte del circuito el Paseo Mapuche, en cuya entrada se erige una gran piedra tallada con cuatro cuadrantes (luz, sonido, universo y viento) y una leyenda sobre la llegada de los mapuches a Tandil, el Balneario del Sol y la Villa del Lago, desde donde se puede ascender hasta el Monumento a Don Quijote y Sancho Panza, inaugurado en 2008 por iniciativa de la colectividad española local. El recorrido finaliza con la monumental escultura El Fundidor, un homenaje a los trabajadores de Metalúrgica Tandil, una empresa que en décadas pasadas vivió su esplendor y en la que trabajaban miles de personas, entre ellas, por ejemplo, el escritor Osvaldo Soriano.

A 4 kilómetros del centro de Tandil y 295 metros sobre el nivel del mar se eleva el Cerro Centinela, bautizado así por la llamativa forma de la formación rocosa que se encuentra en su cima. Se trata de una roca alargada, de más de 7,5 metros de altura y 72 toneladas de peso, una variedad a la que se denomina monumento megalítico o menhir, del tipo de las que se encuentran en la Isla de Pascua, los moáis. En el lugar funciona un servicio de aerosillas, que recorren unos 1.260 metros sobre pinares, cavas de antiguas canteras y sierras de gran altura, hasta llegar a la cima del cerro, un excelente mirador natural.

Inaugurado en 2007, otra opción es el Camino de los Pioneros, concebido como un lugar para la realización de actividades de interpretación del entorno, recreativa, deportiva y de contemplación. El recorrido puede realizarse en auto, moto, bicicleta o a pie y ofrece la posibilidad de transitar por senderos que llevan hasta la cima del Cerro El Mate, con miradores naturales, manantiales y espacios para el descanso durante el ascenso.

 

Turismo urbano y religioso

Para quienes quieren volver a la ciudad, el Palacio Municipal, que está próximo a cumplir cien años, es un atractivo edificio neoclásico cuyos revestimientos (frente, muros de la entrada de carruajes, base de capiteles del piso bajo, columnas, molduras, zócalos, columnas de cemento de la entrada) fueron realizados con el típico granito de Tandil. El interior, en cambio, está mayormente revestido en estuco, porcelana y marmolina alemanes y en mármol negro de Bélgica. El impactante Salón Blanco, una imitación del Viejo Centro del Gran Comedor del Castillo de Chantillí, combina el estilo de los salones europeos del siglo XVII y cuenta con un cielorraso con frescos pintados por el artista italiano Vicente Seritti, que se radicó en Tandil en 1912.

Tandil

Otro espacio interesante es el Parque Independencia, ubicado en las alturas de un cerro de 286 metros de altura, 100 por encima del nivel de la ciudad, lo que lo convierte en un atractivo mirador urbano. Se puede acceder en auto o a pie, a través de una escalera, desde el centro tandilense. La portada, de granito, fue donada por la colectividad italiana en ocasión del centenario de Tandil. Por su parte, la colectividad española donó el Castillo Morisco que se encuentra en la cima del cerro, donde se puede almorzar, tomar el té o cenar. En la base del cerro y sobre una de sus laderas funciona el Anfiteatro Martín Fierro, donde en Semana Santa se ofrece un tradicional espectáculo teatral sobre la vida, pasión, muerte y resurrección de Jesús con un elenco de alrededor de 200 actores tandilenses. En otra de las laderas se halla el Jardín de la Paz, con un monumento dedicado al descubrimiento de América, y más arriba los coloridos jardines del Parque, con gran variedad de flores.

El espectáculo del Parque Independencia es solo uno de los eventos de carácter religioso que propone Tandil para Semana Santa. El epicentro de esta conmemoración es el Monte Calvario, el tercero en importancia a nivel mundial en esta materia. Inaugurado en 1943, cuenta con 14 grupos escultóricos que representan las estaciones del Vía Crucis, que reflejan el camino de Jesús y las situaciones que vivió hasta su crucifixión. En el lugar se encuentran también la primera Capilla Sudamericana dedicada a Santa Gemma y la Gruta de Lourdes, que tiene su imagen. El cerro está coronado por una cruz de grandes dimensiones.

En el mismo sentido, el Cristo de las Sierras, inaugurado en 2014 y ubicado a 358 metros de altura en la Villa Don Bosco, dentro del predio de la Obra Salesiana Don Bosco, obra de Fernando Pavolini. Este nuevo monumento, de 15 toneladas y 10 metros de altura, se levanta en un cerro muy cercano a la ciudad y muestra a un Cristo erguido, con un brazo elevado y el otro como dando una bendición.