Tandil: la escapada perfecta

Diciembre 2018

Turismo

Con propuestas para todos los gustos y para todos los días del año, la ciudad bonaerense sigue sumando infraestructura turística y más y más fans. 

Tandil podría tranquilamente figurar en lo más alto de la lista de las escapadas perfectas para los 365 días del año y para todo público. ¿Por qué? Porque allí se respira aire puro, la gastronomía tiene una calidad altísima, la oferta de alojamiento es de nivel internacional, se pueden practicar casi todos los deportes y como si todo esto fuera poco, su gente es de lo más hospitalaria. En otras palabras: el extraordinario crecimiento turístico que la ciudad ha vivido en los últimos años no es en absoluto una cuestión de suerte.

El sistema de las sierras de Tandilia se presenta perfecto para caminatas, cabalgatas o expediciones en cuatriciclo en medio de un paisaje donde los tonos y fisonomías van cambiando a cada kilómetro y según el momento del día. El otro ineludible son, por supuesto, los quesos y embutidos a cuya fama se suman ahora las cervezas artesanales y una nueva generación de vinos serranos que pueden disfrutarse en los restaurantes, bares y almacenes de campo que han sabido convertir este enclave en uno de los polos gastronómicos más importantes de la provincia.

Pero Tandil tiene además una rica historia que puede apreciarse en un recorrido guiado por el centro, sus edificios y sus monumentos. El museo histórico Fuerte Independencia es digno de visitar por su curioso y notable elenco de fotos y cosas viejas, mientras que en el monte Calvario se realiza cada Semana Santa el célebre Via Crucis. El dique y lago El Fuerte, situado a la entrada de la ciudad, es el lugar donde los tandilenses gustan de ir a caminar, correr y practicar deportes a la tardecita.

Una ciudad limpia y encantadora y un destino para volver una y otra vez. Por sus exquisiteces, sus paisajes y su gente, una población que no para de crecer y que de lejos se nota que adora el suelo que habita.

Cómo llegar

Tandil se encuentra a 330 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, un viaje que, en auto, lleva un poco más de cuatro horas. La ruta más conveniente implica tomar la Autopista Richieri y luego continuar por la autopista del Sur hasta Cañuelas. Ahí empalmar la ruta 3 hacia la derecha, y luego de pasar por las ciudades de Monte y Las Flores girar a la izquierda por la ruta provincial 30 hasta a la ciudad de Rauch, por la que se continúa hasta la rotonda de empalme con la ruta 226, ya en Tandil.