Tucumán: circuito de los Valles Calchaquíes

Noviembre 2017

Turismo

El hit turístico del noroeste ofrece la dosis justa de historia, naturaleza, tradiciones y arqueología.

Quinientos veinte kilómetros tiene en total el circuito de los Valles Calchaquíes, esa belleza de sistema montañoso que de norte a sur se extiende por el noroeste argentino. Y dentro de ese circuito el fragmento que discurre en Tucumán ofrece varios puntos imperdibles, como Tafí del Valle, las Ruinas de Quilmes, Amaicha del Valle y Abra del Infiernillo.

Saliendo de San Miguel de Tucumán –que si bien no es parte de los Valles suele ser el punto de partida para recorrerlos- la primer parada es Tafí del Valle, a un poco más de cien kilómetros de la capital provincial. La villa veraniega ubicada a unos 2.000 metros de altura sobre el nivel del mar encanta por su microlima, sus bellas montañas y su producción de exquisitos quesos. No por nada los Diaguitas lo llamaron “pueblo de entrada espléndida”. ¿Imperdibles de Tafí? La capilla jesuítica de la Banda (que cuenta también con un museo, un mercado artesanal y un restaurant de comidas tradicionales); “La Quebradita” (un recorrido de unos diez kilómetros perfecto para bicicleteadas o cabalgatas); las acogedoras estancias (a las que se puede ir a pasar el día y conocer cómo se fabrican los quesos); o los cerros El Pelao, Muñoz, Ñuñorco y Mala Mala y sus bellísimos faldeos.

Amaicha del Valle queda a apenas una hora de Tafí por la ruta provincial 307. Según el testimonio de sus visitantes se trata de un lugar detenido en el tiempo, un destino cuyo fuerte pasa por una increíble riqueza arqueológica, además de ser popular por celebrarse allí todos los años la fiesta de la Pachamama. Con un clima soleado todo el año, Amaicha propone paseos como el espectacular Museo Pachamama, el Observatorio astronómico Ampimpa, el caserío y dique de Los Zazos, el cañón El remate y el que sin dudas es la estrella de la zona: las Ruinas de Quilmes, una verdadera ciudad fortaleza que desde el año 800 fue habitada por el poblado indígena que logró alcanzar un importante grado de desarrollo social y económico.

En el camino entre ambas localidades aparece Abra El Infiernillo, un paso montañoso ubicado a 3.042 metros sobre el nivel del mar y conocido por ser el de mayor altura en el recorrido de los Valles Calchaquíes. Hay allí un pequeño caserío donde pueden comprarse productos típicos y artesanías, aunque la belleza más destacada es la de todo el conjunto que enamora con sus colores, contrastes, flora y fauna… al igual que toda esta porción de tierra extraordinaria.

 

Cómo llegar

San Miguel de Tucumán queda a 1200 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, 300 de Salta, 600 de Córdoba y 1000 de Mendoza. La ciudad cuenta con el Aeropuerto Internacional "Tte Benjamín Matienzo" que actualmente conecta la provincia con varios vuelos diarios a Buenos Aires y tres frecuencias semanales a Córdoba. 

Notas relacionadas