Vacaciones de invierno: Destinos para todos los gustos

Julio 2016

Turismo

El receso escolar es la excusa perfecta para que todos hagan una pausa en su actividad cotidiana. En la Argentina es una temporada alta para el turismo. Y la oferta es variada: montaña, sierra, mar y otros destinos para distintos tipos de viajeros.

Más allá de situaciones circunstanciales, empezando por las económicas, las vacaciones de invierno son la segunda gran cita turística del año a nivel nacional. En la mayoría de las provincias, el receso invernal será del 11 al 22 de julio; en Salta, del 4 al 15, y en Buenos Aires, CABA, Chaco, Santa Cruz, Santiago del Estero y Tierra del Fuego, del 18 al 29 del mismo mes.
El clima hace que la diversidad de posibles destinos sea bastante mayor que la que se observa en el verano, lo que convierte a este período en un muestrario virtual de lugares para conocer o revisitar. Montaña (con o sin nieve), sierra, mar, la oferta es más que generosa. Literalmente, para todos los gustos. Los siguientes son algunos de los muchos sitios donde vacacionar este invierno en la Argentina:

Bariloche. Clásico de clásicos, con oferta turística todo el año, su fuerte en el invierno es la nieve, con el Cerro Catedral como poderoso imán para amantes del esquí y también para principiantes. Otros atractivos de esta ciudad —además de sus chocolates, sus fondues y sus energéticos guisos de impronta centroeuropea— son el Circuito Chico (se visita Laguna El Trébol, Colonia Suiza, Punto Panorámico, Bahía López, Hotel Llao-Llao, Capilla San Eduardo y Puerto Pañuelo); Circuito Grande (visitando Villa Traful, Valle Encantado, Mirador del Viento, Camino de los 7 Lagos, Villa la Angostura, Lago Traful, Río Limay); Isla Victoria (en navegación por el lago Nahuel Huapi hasta el maravilloso Bosque de Arrayanes); Cerro Tronador (el más alto de la zona, con nieves eternas), y Cerro Otto (al que se asciende con un teleférico que permite disfrutar de vistas panorámicas), entre otros atractivos.

Jujuy. Un destino muchas veces asociado a otros (Salta, Tucumán), por cuya diversidad amerita ser tenido en cuenta. Si bien es una provincia turística durante todo el año, en términos climáticos el invierno le sienta muy bien. Hay cuatro circuitos a tener en cuenta: el de la capital, San Salvador de Jujuy, atractiva en sí misma y con Yala y las Termas de Reyes como visitas cercanas; la Quebrada de Humahuaca, declarada Patrimonio Natural y Cultural de la Humanidad por la Unesco, con sus imperdibles pueblos (Purmamarca, Maimará, Tilcara, Humahuaca, Huacalera y Uquía), cada uno con su impronta; la Puna, allá arriba, para visitar Abra Pampa, La Quiaca, Susque, Casabindo, y las Yungas y valles con su belleza salvaje (Calilegua, San Francisco, Valle Grande, Caimancito). Ideal para recorrer en auto, hay excursiones de todo el día en combi a todos los destinos.

Esquel. Más al sur que Bariloche, llama la atención de los esquiadores con su centro La Hoya, sede de la Fiesta Nacional del Esquí. El pase tiene un costo de $600 por día o $2.800 por semana. Además, ofrece los servicios de su tren La Trochita, una antigua formación que va de Esquel a Nahuel Pan, con salida diaria en vacaciones de invierno a las 10 y regreso a las 13 (mayores, $·350; estudiantes y jubilados, $220; niños de 6 a 12 años, $150, y menores de 6, sin cargo). Otra visita obligada es el Parque Nacional Los Alerces, un paraíso natural con 13 lagos, cerros de hasta 2.500 metros y árboles de hasta 3.000 años de vida. Cerca de allí se encuentra Trevelin, el pueblo del Molino, una aldea galesa de montaña con su imperdible y típico té, que se sirve entre las 15.30 y las 20.

Ciudad de Córdoba. Segunda en población después de Buenos Aires (tiene más de 1.300.000 habitantes) y una de las más antiguas del país (fue fundada en 1573), también es sede de la primera universidad argentina y cuarta en América. Toda esa larga historia es parte del atractivo turístico que ofrece, a veces injustamente postergado por las bellezas naturales del interior de la provincia. Por eso es obligada la visita al casco histórico, en torno a la Plaza San Martín, con el Cabildo, la Catedral y la llamada Manzana Jesuítica, que alberga la Iglesia de la Compañía de Jesús, la Capilla Doméstica y el Colegio Máximo. Otros puntos de interés son el Museo Provincial de Bellas Artes Emilio Caraffa, el Parque Sarmiento, el Museo de Arte Religioso Juan de Tejeda, el Museo Histórico Provincial Marqués de Sobremonte y más. El Museo de Antropología, en el barrio Nueva Córdoba, es una interesante ventana al pasado arqueológico y paleontológico de la zona. Las peatonales, el Paseo de las Artes y una amplia oferta gastronómica y de entretenimientos redondean una propuesta urbana atractiva para estas vacaciones.

Ushuaia. En la otra punta del mapa, la ciudad más austral del mundo devuelve con intereses la “inversión” realizada con el largo viaje para llegar allí. A nivel local, forman parte de la oferta turística el Museo del Fin del Mundo, el Museo Marítimo, el Presidio de Ushuaia, el Museo Yámana, la Antigua Casa de Gobierno, el Bosque Yatana, la Casa Beban. En sus alrededores, el Glaciar Martial, el Parque Nacional Tierra del Fuego y el Cerro Castor, donde se pueden practicar deportes de nieve. También es posible navegar el Canal de Beagle, visitando la Isla de los Lobos, la Isla de los Pájaros, el Faro Les Éclaireurs y las Islas Bridges. El Lago Fagnano, el Lago Escondido y el Tren del Fin del Mundo son otras de sus atracciones. La oferta gastronómica de primer nivel, con su infaltable centolla y otros frutos de mar de la zona, y la posibilidad de comprar productos nacionales e importados libres de impuestos completan el menú turístico.

Bañado La Estrella. Para los cultores del turismo aventura y de contacto con la naturaleza, este humedal de la provincia de Formosa (con sus 400.000 hectáreas es el tercero más grande del continente, después de Mato Grosso y los Esteros del Iberá) es uno de los destinos de mayor crecimiento de los últimos años en su tipo, y su origen es el desborde del río Pilcomayo. Para visitar la zona conviene alojarse en alguna de las localidades más cercanas (Las Lomitas e Ingeniero Guillermo N. Juárez, desde donde pobladores del lugar ofician de guías) o en la ciudad de Formosa, pero teniendo en cuenta que está ubicada a más de 300 kilómetros. La actividad en el bañado consiste principalmente en la navegación en botes o canoas y en caminatas, con el propósito principal de observar en su hábitat una gran variedad de aves y a otras especies típicas de la zona, como yacarés o carpinchos, u otros menos frecuentes de ver (osos hormigueros, aguará guazú, corzuelas, ñandúes), la flora agreste y los camalotes. Los mejores momentos para esta observación son el amanecer y el atardecer. Es muy importante tomar algunas precauciones antes de aventurarse en el lugar: consultar si el nivel del agua del bañado es suficiente para navegarlo; llevar agua potable, botas de lluvia, sombrero, protector solar, repelente; tener precaución con la fauna de la zona (víboras, yacarés, arañas).

Costa Atlántica. A pesar del clima, por lo general poco propicio para la playa y el mar del modo en que se los consume durante el verano, es un infaltable de las vacaciones de invierno. Con la actividad turística concentrada en las ciudades más grandes (Mar del Plata, Villa Gesell, Pinamar) y no tanto en las localidades más de temporada o los balnearios, se aprovecha especialmente para el descanso, la gastronomía, los entretenimientos urbanos, las caminatas y el contacto con la naturaleza, particularmente los bosques.

Potrero de los Funes. A 26 kilómetros de la capital puntana, la que alguna vez fue la villa de descanso de los habitantes de la ciudad de San Luis hoy es un destino turístico autónomo. El embalse de su dique, uno de los más antiguos del país, es el centro de mayor atención del lugar, junto con el autódromo, construido en torno al espejo de agua. A orillas del lago se fue generando un núcleo de población estable, además de cabañas, hosterías y campings. Es un destino ideal para los amantes de la pesca deportiva (pejerreyes y truchas), las actividades náuticas, el trekking, las cabalgatas y las actividades náuticas.