Balance deportivo: lo mejor y lo peor del año

Diciembre 2017

Deportes

La gran alegría de 2017 la dio el vóley ganando el Mundial Sub 23. El fútbol nos hizo sufrir en la clasificación a Rusia 2018 pero festejamos con el triunfo del Sub 15 en el Sudamericano. Y en el tenis, a un año de ganar la Copa Davis, nos fuimos a la B. Además, Lanús hizo historia en la Libertadores y se fue un ídolo, Roberto De Vicenzo. 

En un año sin Juegos Olímpicos ni mundiales de las disciplinas más importantes, el deporte argentino no tuvo grandes chances de medirse. Sin embargo, como siempre hay una pelota rodando y siempre se está jugando por algo, es posible ensayar un mini balance a partir de los mejores y los peores momentos del año.

 

Fútbol: el año que vivimos en peligro

Es difícil no empezar por el deporte que más pasión despierta entre los argentinos, especialmente porque este año se definió la clasificación al Mundial de Rusia 2018 y la Argentina estuvo realmente cerca de quedar afuera. La crisis institucional de la AFA, desatada tras la muerte de su presidente “perpetuo” Julio Grondona, no tardó en reflejarse en el Seleccionado Nacional: durante la última eliminatoria hubo tres entrenadores distintos. La salida de Gerardo Martino se dio en el momento más anárquico del ente rector del fútbol nacional, la designación de un director técnico sin experiencia europea ni trato con las máximas estrellas como Edgardo Bauza terminó como se presumía (mal) y la convocatoria de Jorge Sampaoli fue ya con la soga al cuello y escaso margen de error. La Selección clasificó finalmente en el tercer puesto de una eliminatoria que le da la chance de Repechaje al quinto. Pero más allá de la tabla de posiciones, todos sabemos que solo una actuación memorable de Lionel Messi (tres goles a Ecuador de visitante y en la última fecha) nos dio un boleto que parecía esfumarse tras el empate sin goles en la Bombonera frente a Perú. Luego el mundo del fútbol se sorprendió con la no clasificación de Italia y entonces comprobamos que ya no es tan extraño que un campeón del mundo se quede afuera. Ahora es hora de que Sampaoli encuentre el equipo y logre imponer una idea de juego. Pero no será sencillo: no hay mucho tiempo y gran parte de la prensa ya ha decidido que el calvo entrenador no merece trabajar tranquilo.
 

Vóley: primer título mundial

Sin dudas, el mayor éxito deportivo del año para nuestro país lo dio el vóley, ya que el título de la selección masculina Sub 23 en El Cairo fue el primer campeonato mundial que este deporte consigue. El Mundial Sub 23 es una competencia bastante nueva, ya que lleva solo tres ediciones. Brasil y Rusia, dos grandes potencias, habían conquistado los dos primeros certámenes. Y fue justamente Rusia el equipo que la Argentina derrotó en la final por 4 sets a 2 (15-10, 15-11, 16-14, 14-16, 13-15 y 15-9). Antes se había vencido a Cuba en las semifinales y a China, Turquía, Argelia e Irán en la zona de grupos. La única caída, muy ajustada, había sido contra Rusia en esa instancia. Además, dos jugadores del plantel fueron premiados: Germán Johansen fue elegido como el Jugador Más Valioso del torneo y Matías Sánchez como el Mejor Armador.

 

Fútbol juvenil: ¿nace una nueva era?

Algunos integrantes de la generación de futbolistas formados por José Néstor Pekerman desembarcaron hace menos de medio año en los seleccionados juveniles de la AFA (los mismos en los que brillaron bajo la conducción del actual DT de Colombia) y ya cosecharon su primer gran triunfo en el debut. El artífice desde la conducción fue Diego Placente (campeón del mundo con el Sub 20 en Malasia 1997), quien condujo al Seleccionado Sub 15 a ganar su primer Campeonato Sudamericano, que se disputa desde 2004 y en el que Argentina solo había obtenido un subcampeonato (2005) y cinco terceros puestos (2004, 2007, 2011, 2013 y 2015). La octava edición de este novel certamen se disputó en San Juan el mes pasado. La Argentina terminó primera en su grupo con 3 victorias y 2 empates, luego derrotó a Perú por 4 a 1 en la semifinal y venció en el partido decisivo a Brasil por 3 a 2, luego de ir perdiendo por dos goles. El goleador nacional, con 5 tantos, fue el juvenil de Boca Exequiel Ceballos. Ahora se viene un año de trabajar duro y prepararse para las próximas citas continentales del Sub 17 (que dirige Pablo Aimar) y del Sub 20 (conducido por Nicolás Diez), a realizarse ambas en 2019.

 

Tenis: Estamos en la B

Hace un año nomás la Argentina conquistaba por primera vez en su historia la Copa Davis. Diez meses después se consumó su descenso a la Zona Americana tras 15 años de jugar en la elite. ¿Cómo es posible? En primer lugar hay una cuestión de formato de la máxima competencia del tenis que contribuye a cierta volatilidad: perdiendo en la primera ronda se va al repechaje para mantener la categoría, y una nueva derrota en esa instancia provoca el descenso. Es el mismo formato que, como contracara, le permitió a la Argentina levantar la Ensaladera en una época con pocos jugadores entre los mejores. Es cierto que Juan Martín del Potro ya ha superado individualmente a todos los tenistas de las generaciones anteriores, pero no menos verdadero es que en otros años el equipo nacional no ha podido lograr el título aún con segundas y hasta terceras raquetas de peso. Y es que la Davis tiene otra particularidad: no siempre la juegan los top ten. Por eso, refleja el status tenístico de un país pero con reservas. Por la actualidad del tenis local (solo dos entre los primeros 50 del ránking ATP) lo más lógico es estar donde se está, máxime si Del Potro ha decidido darle la espalda al representativo nacional una vez más. ¿Qué queda ahora luego de haber perdido el repechaje con Kazajistán? Derrotar al ganador de Chile-Ecuador en abril y esperar un rival del Grupo Mundial para el Repechaje.

 

El adiós de un grande

Su nombre ya estaba en el panteón de los elegidos, junto a los grandes ídolos del deporte argentino del siglo pasado, una época en la que se hablaba más de nombres propios que de “generaciones doradas”. Roberto De Vicenzo fue, como Vilas en el tenis o Fangio en el automovilismo, sinónimo de la disciplina en la que se destacó: el golf. Falleció el 1º de junio, a los 94 años. Empezó como caddie a los 9 años en un club del barrio porteño de Villa Pueyrredón. Pero cuando empezó a competir lo hizo en el Ranelagh Golf Club, en Berazategui, donde fijó residencia. Ganó 230 torneos alrededor del mundo, incluido el Abierto Británico, donde derrotó a rivales como Jack Nicklaus y Gary Player. Además le dio a la Argentina su único título en la Copa Mundial de Golf. Fue en la primera edición, disputada en 1953, junto a Antonio Cerdá. El deporte argentino lo recordará por siempre.

 

Lanús no pudo

Es curioso el fútbol muchas veces. Lanús alcanzó la final de la Copa Libertadores por primera vez en su historia sin desplegar el juego brillante del año pasado. Todavía queda en la retina de cualquier futbolero aquel 4 a 0 a San Lorenzo en el Monumental con el que se coronó en el Campeonato de Primera División 2016, que lo clasificó justamente para la Libertadores de este año. Pero en este 2017 no fue el mismo Lanús, a pesar de haber mantenido a gran parte de aquel plantel. No fue el mismo pero llegó más lejos que nunca. Primero ganó su grupo claramente. En octavos eliminó a The Strongest, en cuartos a San Lorenzo por penales, en semifinales a River con una remontada histórica no exenta de polémica y en la final perdió con Gremio de visitante y de local. Como consuelo, tuvo al goleador del certamen: José Sand, con 9 goles en 14 partidos.

 

Fotos: istock