Entrevista a Ariel Holan

Agosto 2017

Deportes

Hombre del sur del conurbano bonaerense, el actual entrenador de Independiente está en su mejor momento: perdió solo un partido de 20 en el club de sus amores e ilusiona a todos sus hinchas.  

 

Más que curiosa es la trayectoria del actual entrenador de Independiente Ariel Holan. No solo porque pertenece a esa minoría de entrenadores que logró sentarse en el banco de suplentes de un equipo de primer nivel sin haber jugado profesionalmente, sino porque sus primeros pasos como DT fueron en el hockey sobre césped y porque su primer experiencia como DT de fútbol le llegó a los 54 años, cuando en 2015 asumió la conducción de Defensa y Justicia. Tan buena fue su labor en el equipo de Florencio Varela que menos de dos años después cumplió el sueño de dirigir al Rojo de Avellaneda, el club de sus amores. Y hoy entusiasma por juego y resultados a los hinchas de una institución gloriosa que lleva 15 años sin títulos locales (el último fue el Apertura 2002) y 7 sin internacionales (Sudamericana 2010).

Nacido en Lomas de Zamora el 14 de septiembre de 1960, Holan siempre recuerda que su padre lo llevó a la cancha de Independiente cuando el club de Avellaneda ganó en 1964 su primera Copa Libertadores. Allí empezó el amor incondicional y eterno por el club que hoy dirige. Y aunque lamenta no haber tenido “las aptitudes para jugar”, medio siglo después la vida le dio revancha. De joven llegó a integrar las divisiones inferiores de Banfield.

Pero el camino que lo llevó hasta los primeros planos futbolísticos fue más bien indirecto, ya que se inició en el arte de la conducción deportiva en 1982 dirigiendo equipos de hockey sobre césped, deporte que también había practicado en su infancia.  Durante más de 10 años dirigió a los principales clubes de la Argentina hasta que en 2003 logró la medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de Santo Domingo con el seleccionado femenino de Uruguay.

Holan siempre tuvo más o menos claro que su horizonte era el fútbol. Y ese paso tuvo su primera manifestación en 2003, cuando se sumó al equipo de colaboradores de Jorge Burruchaga, otro gran ídolo de Independiente. Con Burru trabajó en Arsenal, Estudiantes y el Rojo, en 2006. Su primera llegada a Avellaneda le permitió quedarse en el club como director de la escuela de fútbol, cargo que ocupó hasta que Burruchaga lo volvió a convocar en 2008 para conducir a Banfield primero y a Arsenal luego, en su regreso al club de Sarandí.

Ya con una buena experiencia en equipos de la máxima categoría, Argentinos Juniors lo contrató en 2011 para que dirigiera sus prestigiosas divisiones inferiores, trabajo que abandonó ese mismo año para sumarse al equipo de Matías Almeyda que tenía la misión de devolver a River a Primera. Cumplido el objetivo y terminado el vínculo con la institución de Núñez, siguió al Pelado en su experiencia en Banfield, donde en enero de 2015 se hizo cargo de la Reserva.

En junio de 2015, cuando el certamen de ese año entró en su receso invernal, Defensa y Justicia lo llamó para reemplazar a José Turu Flores, quien en su breve mandato había empatado un partido y perdido los otros cuatro. Holan tenía el desafío de empezar la reconstrucción futbolística del Halcón. Y vaya si lo logró. Ese primer año logró 6 victorias, 3 empates y 6 derrotas en la liga. Y en la Copa Argentina pasó dos rondas hasta caer con Boca en cuartos de final. En el torneo corto de la primera parte de 2016, con los 30 equipos, Holan logró meter a Defensa en el 8º lugar, lo que significó para el club la histórica clasificación a la Copa Sudamericana de este año. Y en la Copa Argentina volvió a superar dos fases (eliminando a su querido Independiente en 16avos de final) para ser eliminado por Belgrano en octavos. No arrancó bien el siguiente campeonato (1 triunfo en 15 partidos), pero lo más importante ya estaba hecho. Defensa había sorprendido a todos por su predisposición a jugar en cualquier cancha y por momentos de muy buen fútbol.

En este 2017 parece estar demostrando que lo logrado con Defensa y Justicia no fue casualidad. Entre torneo local, Copa Argentina y Copa Sudamericana, lleva 10 triunfos, 9 empates y solo una derrota con Independiente. Ariel Holan está hoy donde siempre lo soñó. Y se nota.