Entrevista a Paula Pareto

Febrero 2016



Deportes

La mejor judoca argentina de todos los tiempos tuvo su año más destacado justo antes de los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro.

 

 

 

En un año olímpico, el foco deportivo se abre y el fútbol suele perder su poder hegemónico. Ante ese despliegue de disciplinas empieza el análisis sobre cuáles de ellas pueden darle al país alguna medalla. Y Paula Pareto es la responsable de que en esas especulaciones aparezca el judo como firme candidato a ver ondear nuestra bandera en Brasil.

La "Peque", como la llaman, llega a la cita olímpica de Río de Janeiro en todo su esplendor. Con 30 años recién cumplidos, viene de vivir el mejor año deportivo de su vida, reconocido con mucha justicia en diciembre pasado con el Olimpia de Oro, un premio que la iguala con los más grandes deportistas de la Argentina y que por primera vez fue a parar a las manos de una judoca.

¿Cuáles fueron los logros de Paula en 2015? El más importante, sin dudas, ha sido la obtención del Campeonato Mundial de Judo, disputado en Astana, Kazajistán. El certamen, que se disputa todos los años a excepción de los olímpicos, la vio consagrarse frente a la japonesa Haruna Asami en la categoría hasta 48 kilos. Pero, además, nuestra judoca logró la medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Toronto y ganó cuatro grand prix: Hungría, Turquía, Buenos Aires y Santiago de Chile. Este rendimiento superlativo la posicionó claramente como la segunda del ránking mundial en su categoría, detrás de Urantsetseg Munkhbat, de Mongolia.

Su historia de éxitos, sin embargo, ya lleva varios años. Su primer impacto lo dio en 2008, en los Juegos Olímpicos de Beijing. Allí se llevó la medalla de bronce, la misma que un año antes había logrado en los Panamericanos de Río de Janeiro, competencia donde tuvo revancha, ya que la vio subirse a lo más alto del podio en Guadalajara 2011. Volviendo a los Juegos Olímpicos, en Londres 2012 quedó quinta y se llevó un diploma. Y en 2014 logró el subcampeonato mundial en Chelbinsk, Rusia.

Para dimensionar los logros de Pareto basta recordar que antes de ella solo una argentina había conseguido ser campeona mundial: Daniela Krukower lo consiguió en 2003 en Osaka (Japón) en la categoría hasta 63 kilos.

Pero hay otro logro más en la vida de Paula Pareto, que la convierte en un verdadero ejemplo: paralelamente a su carrera deportiva, se recibió de médica. Reconocida por propios y extraños, la mejor judoca argentina se prepara para seguir haciendo historia.