Entrevista a Ubaldo Matildo Fillol

Mayo 2018

Deportes

El mejor arquero argentino de todos los tiempos acaba de publicar una autobiografía donde además de su vida como futbolista cuenta lo que vio y sintió durante el Mundial 78.

La vida de un gran futbolista siempre tiene mucha tela para cortar. La fama que les llega muy jóvenes, el dinero, las tentaciones, las presiones desmesuradas, los viajes y todo lo que sucede alrededor de estas super estrellas que pasan a tener una vida pública aunque no lo deseen. Pero en el caso de Ubaldo Matildo Fillol, o el “Pato” como se lo conoce más, hay además otro condimento: es uno de los campeones del mundo de 1978. Y hoy, cuarenta años después de aquel suceso ensombrecido por la dictadura y las desapariciones forzadas de miles de compatriotas, tal vez sea el momento justo para que uno de los protagonistas cuente su historia.

Quien para muchos ha sido el mejor arquero argentino de todos los tiempos acaba de publicar su autobiografía, titulada (como no podía ser de otra manera) “El Pato”. Después de mucho tiempo de meditación y tras hablarlo con su familia, decidió aceptar la propuesta de Editorial Planeta. Según él mismo confiesa, no le resultaba fácil hacerlo porque implicaba contar justamente la traumática relación con el régimen de facto. “Se me revolvía el estómago cuando se hablaba de la selección de los militares”, dice. Lejos de una connivencia con la dictadura, el “Pato” sufrió aprietes y hasta amenazas de muerte.

Aunque lo no revelado hasta hoy seguramente sea lo más atractivo del libro, no solo de aquella etapa habla Fillol naturalmente. También hay de lo “otro”: sus comienzos, los clubes por los que pasó, los entrenadores que lo marcaron y aquellos con lo que se peleó, la rivalidad con Hugo Gatti, el fracaso del Mundial 82 y su vida post futbolista.

Nacido hace 67 años en San Miguel del Monte, Fillol debutó a los 18 años en el arco de Quilmes. Enseguida llamó la atención de los grandes. Primero Racing y después River, donde fue dueño absoluto del arco entre 1973 y 1983, disfrutaron de sus atajadas. Un conflicto con la dirigencia del club “millonario” forzó su salida y recaló en Argentinos Juniors. Flamengo y Atlético de Madrid fueron sus dos experiencias foráneas. Volvió a Racing en 1987 y se retiró en Vélez en 1990 a los 40 años. Con la Selección participó además de tres Mundiales: Alemania 74 (donde atajó un partido), Argentina 78 y España 82. Además del Mundial en casa, ganó 7 torneos de liga con River, una Supercopa de España con Atlético de Madrid y una Supercopa Sudamericana con Racing. El día de su retiro, jugando para el club de Liniers, le atajó un penal a su ex club River. Fue el 26° en campeonatos argentinos, récord que comparte con el “Loco” Gatti, aunque en su caso tiene una eficacia mayor por haber disputado menos partidos y enfrentar menos penas máximas: el 24,3 por ciento de los penales que le patearon quedaron en sus manos.

El gran “Pato” Fillol ya tiene su autobiografía. Y vale la pena leerla.