Última parada: Brasil 2014

Noviembre 2011

Deportes

Cuatro plazas directas, un boleto al repechaje ante Asia. Nueve seleccionados nacionales y setenta y dos partidos son algunos de los números de la Eliminatoria Sudamericana que comenzó a transitar un camino de dieciocho estaciones y una última parada: el Mundial de Brasil 2014. Todos contra todos.

El pasado 3 de marzo, según informa la Conmebol (Confederación Sudamericana de Fútbol) en su web oficial “el Comité Ejecutivo de la FIFA, reunido en Zúrich, decidió que Sudamérica mantendrá los 4,5 cupos para el Mundial 2014, además de la plaza de Brasil, el anfitrión”. Por ende la Conmebol podrá aspirar a tener seis representantes (marca solo superada en el Mundial de 1930 donde Uruguay –por localía- y Chile, Argentina, Bolivia, Paraguay, Perú y Brasil por invitación alcanzaron la cifra record de 7 participaciones del continente) en la próxima edición de la Copa Mundial. Entonces, la decisión de la asignación de cupos por confederación para el  próximo Campeonato del Mundo quedó repartida de la siguiente manera: AFC 4,5 (Asia), CAF 5 (África), CONCACAF 3,5(América del Norte), CONMEBOL 4,5 (Sudamérica), OFC 0,5 (Oceanía), UEFA 13 (Europa) y una plaza para Brasil en calidad de anfitrión.


SUDAMERICA: ANÁLISIS DE LOS EQUIPOS
Ya jugada la primera doble fecha del pasado 7 y 11 de Octubre, Uruguay, el candidato de esta Eliminatoria -para los entendidos-  por la continuidad de un proceso, por su performance en Sudáfrica 2010 y en la reciente Copa América comenzó pegando fuerte ante Bolivia de local (4-2) y estuvo a punto de arrebatarle los 3 puntos como visitante a un diezmado Paraguay que se desahogó con un empate agónico en el Defensores del Chaco en Asunción.


El otro candidato Sudamericano por ausencia de Brasil para luchar en la vanguardia continental por historia y por nombres propios es Argentina. El equipo conducido por Alejandro Sabella comenzó estas eliminatorias con un sabor agridulce: victoria indiscutida como local ante el Chile de Borghi (4-1) y una derrota histórica y sin precedentes ante Venezuela (0-1) que recrea los fantasmas de una generación que para el imaginario colectivo “nunca ganó nada”.


Paraguay se encuentra en un proceso de recambio. El conjunto guaraní que recientemente fue finalista de la Copa América - sin ganar un partido- estrenó nuevo cuerpo técnico. Francisco “Chiqui” Arce ocupó la silla que dejó vacante Gerardo “Tata” Martino y debutó en el banco ante Perú con una derrota (2-0), que expone los posibles porqué de la salida de él DT argentino, “Tata” Martino (la albirroja está sufriendo la ausencia de un recambio generacional). Paraguay, apenas, pudo sumar un punto de local en la segunda fecha cuando le arrebató un empate sobre la hora a la celeste uruguaya (1-1).


Colombia también estrenó DT. Leonel Álvarez sustituyó al marginado, por cuestiones disciplinarias, Hernán Darío Gómez. El seleccionado cafetero se enfrenta a la exigencia de  volver a un Campeonato Mundial luego de tres ediciones de ausencias consecutivas. Debutó en la segunda fecha -luego de haber quedado libre en la primera- y fue el único conjunto en quedarse con los 3 puntos en condición de visitante, tras vencer a Bolivia en la altura de La Paz (1-2). Nombres como el de Radamel Falcao García, Giovanni Moreno, Teófilo Gutiérrez, Fredy Guarín y James Rodríguez constituyen la gran esperanza de un equipo que intenta renacer en el extremo sur del continente.


Un seleccionado que se acostumbró a los últimos puestos en las pasadas  eliminatorias es Perú. La llegada del experimentado seleccionador uruguayo Sergio Markarián y el envión anímico que significó el tercer puesto en la Copa América le permiten a la selección incaica aspirar a soñar con un retorno mundialista, que se niega desde España 1982. El debut fue un auspicioso triunfo frente a Paraguay (2-0) y luego una derrota ante Chile (2-4) que deja dudas en la defensa y certezas en una ofensiva que pegó cuatro tiros en los palos. Por el presente de sus atacantes (Guerrero, Farfán, Pizarro y Vargas) y por el poder de convencimiento de un entrenador que parece conocer los secretos del medio, la rojiblanca puede volver a ilusionarse como en los tiempos de Chumpitáz, Cubillas, Oblitás, Sótil y compañía.

 

Decir que Venezuela dejó de ser la cenicienta del continente es algo trillado. Su cuarto puesto en la Copa América no hizo más que ratificar los excelentes resultados en procesos eliminatorios anteriores como los “Centenarios” frente a Uruguay y las muy buenas presentaciones frente a Chile, Brasil, Perú y Bolivia.  La Vinotinto debutó con una visita a el complicado Atahualpa de Quito -con equipo alternativo- y cayó (2-1) ante el seleccionado de Rueda. Queda claro que la meta para Cesar Farías, su carismático entrenador, era hacerse fuerte de local y lo logró: triunfo histórico (1-0) frente a  la Argentina de Messi y asociados y el sueño mundialista parece más tangible que nunca.

 

Bolivia es sin dudas, la selección más cuestionada de los últimos años. Por medio de una aplicada defensa – planteo que le presentó a Argentina en el debut por Copa América- pretende hacerse fuerte de visitante y aprovechar, tal vez, la que ha sido su mayor fortaleza: los 3.650 metros sobre el nivel del mar que sirven de base al estadio Hernando Siles, de La Paz, donde consolidó su clasificación a USA 94`. El debut no fue auspicioso, los dirigidos por Quinteros no pudieron ante la potencia uruguaya en Montevideo (4-2) y fueron sorprendidos por Colombia como locales y, sobre la hora resignaron, lo que parecía un punto seguro con un gol de Falcao (1-2).

 

En Ecuador el colombiano Reinaldo Rueda parecía rendir examen frente a su público que lo cuestiona por el bajo rendimiento en Copa América. El grupo que entremezcla juventud y experiencia obtuvo un importante triunfo como local ante la sorprendente Venezuela (2-0) y se mantiene invicto luego de haber quedado libre en la segunda fecha. Los casi 2.800 metros de altitud de Quito se erigen como un arma letal para llevar a Ecuador nuevamente a un mundial. Así lo hizo en sus únicas y recientes participaciones: Japón/Corea 2002 y Alemania 2006.

 

Chile intentará mantener su estilo ofensivo como una marca indeleble de la última eliminatoria. Claudio Borghi tiene la difícil tarea de suplantar al inobjetable Marcel Bielsa y está obligado a sacar provecho del potencial de nombres como Humberto Suazo -goleador de las pasadas eliminatorias- Alexis Sánchez, Claudio Bravo, Arturo Vidal, Jorge Valdivia y Matías Fernández. El debut con derrota ante Argentina (4-1) fue preocupante pero el posterior triunfo ante Perú (4-2) como local parece haber servido para calmar las aguas de un entorno que llegó a cuestionar al mismo Borghi. Queda la duda de una preocupante falta de equilibrio entre: una gran ofensiva y un desequilibrado esquema defensivo que deberá ser más homogéneo si la roja sueña mantener su lugar mundialista como lo hizo en Sudáfrica 2010.

 

HISTORIA DE LA ARGENTINA EN LA COMPETENCIA

Uruguay 1930: Fue la única realizada sin un proceso clasificatorio previo. Todos los equipos afiliados a la CONMEBOL fueron invitados a competir en el torneo, que había sido pensado para albergar a dieciséis participantes. Finalmente, el torneo solo contó con trece representantes.
Italia 1934: Bolivia, Uruguay y Paraguay se negaron a participar. Por el Grupo 10, Argentina debía enfrentar a Chile. La albiceleste presentó su retiro por lo que Chile se negó a participar. Días después Argentina reconsideró su medida y terminó junto a Brasil siendo uno de los dos representantes sudamericanos en el certamen.
Francia 1938: La albiceleste no participó por desacuerdos sobre el otorgamiento de la sede. La misma había sido prometida de manera extraoficial a la Argentina pero Jules Rimet -Presidente de la FIFA- decidió otorgarle la sede a Francia, su país natal, lo que provocó el descontento general entre las autoridades argentinas que decidieron boicotear el Mundial. Brasil terminó clasificándose automáticamente ya que Chile era quien debía suplantar a Argentina pero para solidarizarse con el boicot no se presentó a la cita mundialista.
Brasil 1950: Para esta cita las selecciones de la CONMEBOL tenían un cronograma eliminatorio estipulado en dos grupos. Argentina se retiró de su grupo por decisión expresa del Gral. Perón, por entonces presidente de la Nación, quien entendía que con la designación de Suecia para el 58`no se cumplía lo estipulado por el congreso de FIFA años atrás. Por lo que Chile y Bolivia lograron automáticamente su clasificación sin disputar un partido.
Suiza 1954: Por vez primera en la Eliminatoria a este Mundial se llevaron a cabo partidos de clasificación en Sudamérica. Hasta aquí todos los equipos habían clasificado automáticamente a causa de invitaciones o retiros. Argentina, al igual que Perú, por orden expresa de Juan Domingo Perón se abstuvieron de participar. Por otro lado Colombia estaba sancionada por la FIFA -consideraba que la consolidación de su Liga Profesional había violado ciertas normas que regulaban las transferencias-. Para esta copa Sudamérica contaba con Uruguay ya clasificado (Campeón 1950 vigente) y 1 lugar a disputarse entre 4 equipos (finalmente ganado por Brasil).
Suecia 1958: Para esta edición Sudamérica dispuso de 3 plazas a repartir entre 9 selecciones (Ecuador no formó parte del certamen). Los 9 equipos se repartieron en tres zonas formadas con tres países cada uno, donde el primero de cada grupo se clasificaba automáticamente al Mundial. La celeste y blanca superó a Chile y Bolivia y obtuvo así su primera clasificación por mérito deportivo a un Campeonato del Mundo.
Chile 1962: Con el país trasandino y Brasil clasificados directamente, uno por anfitrión y el otro como vigente campeón mundial, se inscribieron siete equipos y se formaron tres parejas para definir a los otros tres representantes sudamericanos. Argentina salió victoriosa de su cruce de ida y vuelta ante Ecuador y logró su clasificación, junto a Uruguay y Colombia.
Inglaterra 1966: Con Brasil clasificado como campeón defensor se formaron tres grupos con los nueve equipos restantes de Sudamérica. Chile (por partido de desempate) Uruguay  y Argentina arribaron a la cita mundialista. La albiceleste superó a Paraguay y Bolivia en su grupo.
México 1970: Para dicha cita participaron por primera vez los diez equipos de la región y fueron divididos en tres grupos que definieron al trío de clasificados: Perú, Brasil y Uruguay. La albiceleste debía vencer a Perú de local pero un recordado 2 a 2 en la Bombonera le privó al equipo argentino disputar el certamen.
Alemania 1974: Para este mundial se inscribieron ocho selecciones sudamericanas, para acompañar al monarca vigente: Brasil. Dos grupos de tres y una pareja permitieron dos clasificados y un repechaje. Como ganadores de grupos clasificaron: Uruguay y Argentina (superó a Paraguay y Bolivia) mientras que Chile se clasificó como ganador del repechaje – CONMEBOL/ UEFA- ante la Unión Soviética por la no presentación de los europeos, quienes se negaron a jugar en el Estadio Nacional de Santiago, símbolo de la dictadura comandada por Augusto Pinochet.
Argentina 1978: La albiceleste clasificó automáticamente como país organizador, mientras que los nueve equipos sudamericanos restantes se dividieron en tres grupos que luego lucharon en una segunda ronda que clasificó directamente a Brasil y Perú. Bolivia obtuvo el derecho a repechaje ante un representante UEFA donde quedó eliminada vs. Hungría.
España 1982: Con Argentina nuevamente clasificada –esta vez como campeón vigente- nueve equipos sudamericanos se dividieron en tres grupos para luchar por tres cupos al Mundial. Los clasificados fueron Chile, Perú y Brasil.
México 1986: Fue la segunda vez en la historia de la CONMEBOL que se inscribieron las 10 selecciones sudamericanas. Se dividieron en tres grupos que clasificaban directamente a sus ganadores: Argentina (lo logró con un agónico empate ante Perú como local), Brasil y Uruguay. El cupo restante se definió en un cuadrangular ganado por Paraguay.
Italia 1990: Con Argentina clasificada como campeón la CONMEBOL contó con 3 plazas a disputarse entre 9 equipos. Los ganadores de los grupos 1 y 3 clasificaron al Mundial (Brasil y Uruguay); el ganador del grupo 2 jugó un repechaje con el ganador de la eliminatoria de Oceanía por otro lugar en el Mundial (Colombia -accedió luego de derrotar a Israel, con un gol de Albeiro "El Palomo" Uzuriaga-).
Estados Unidos 1994: Sudamérica contó con tres cupos directos en su fase clasificatoria. Participaron nueve selecciones -Chile debió cumplir una sanción disciplinaria por un incidente con su arquero Roberto Rojas en la eliminatoria anterior- y se dividieron en dos grupos: el Grupo A con cuatro integrantes y el B con cinco. Los dos primeros de cada grupo obtendrían la clasificación. Se jugó una liguilla a ida y vuelta y el segundo clasificado en los grupos con puntaje más bajo debió afrontar un repechaje contra el ganador de la clasificatoria de Oceanía. Brasil y Bolivia (miembros del Grupo B) y Colombia (ganador del Grupo A) clasificaron automáticamente. Mientras que Argentina debió jugar un repechaje ante Australia. Un gol de Batistuta como local le dio la mínima diferencia a la albiceleste para sacar el pasaje al Mundial.
Francia 1998: En esta ocasión con Brasil como campeón vigente, Sudamérica contó con cuatro cupos directos en su fase clasificatoria. La eliminatoria se jugó por un sistema de todos contra todos y Argentina, Paraguay, Colombia y Chile clasificaron directamente.
Corea/Japón 2002: Para este certamen la CONMEBOL contó con cuatro cupos directos y  otro para el repechaje contra el clasificado de Oceanía. La eliminatoria sudamericana se compuso por un torneo todos contra todos entre los 10 países participantes. Argentina, Ecuador, Brasil y Paraguay clasificaron directamente, mientras que Uruguay se midió en el repechaje intercontinental frente a Australia –donde los celestes clasificaron por mejor diferencia de goles-.
Alemania 2006: Para esta eliminatoria la CONMEBOL volvió a contar con cuatro cupos directos y uno adicional para el repechaje contra el mejor equipo de Oceanía. La eliminatoria sudamericana se llevó a cabo nuevamente con el sistema todos contra todos entre los 10 países que conforman la Confederación Sudamericana. Argentina, Brasil, Paraguay y Ecuador clasificaron directamente mientras que Uruguay volvió a repetir su cruce de repechaje ante Australia pero esta vez la suerte estuvo del lado de los oceánicos que clasificaron por tiros penales.
Sudáfrica 2010: Para esta ocasión Sudamérica contó con cuatro cupos directos y otro para el repechaje contra el cuarto lugar, esta vez, de la CONCACAF. Brasil, Chile, Paraguay y Argentina alcanzaron la clasificación directa y, en quinto lugar quedo Uruguay, que debió jugar un repechaje ida y vuelta frente Costa Rica. Los charrúas vencieron de visitantes por la mínima y empataron de locales alcanzando el quinto cupo Sudamericano.


ALGUNOS NÚMEROS REPRESENTATIVOS
En el marco de la clasificación a la vigesimoprimera Copa Mundial Brasil 2014 es interesante presentar algunas estadísticas:
La “verdeamarella” marcha primera en presencias mundialistas. Ha estado presente en todos los Campeonatos del Mundo y se ha asegurado la presencia en la próxima por su localía. Argentina marcha segunda con 15 presencias y Uruguay en tercera posición con 11. Venezuela sin participaciones en Copas del Mundo sueña con su primera vez.
Iván Zamorano ostenta el record de 12 goles en una edición (Francia 1998) mientras que Humberto Suazo (Sudáfrica 2010) y Ronaldo (Alemania 2006) con 10 conquistas son sus seguidores. En la presente eliminatoria Gonzalo Higuaín, Luis Suarez, Radamel Falcao, Paolo Guerrero y el mismo Suazo intentaran desafiar la marca de Zamorano. Con el premio adicional, que salvo en 1986 cuando el cañonero chileno Jorge Aravena fue goleador con 7 conquistas, siempre el equipo que tuvo al goleador obtuvo el pasaje mundialista.
La tabla histórica de goleadores es encabezada por el argentino Hernán Crespo con 19 anotaciones en 3 eliminatorias consecutivas (98`, 02`y 06`) mientras que los chilenos Marcelo Salas con 18, Iván Zamorano con 17 y el boliviano Joaquín Botero con 16 ya no podrán alcanzarlo porque no están en actividad. Quienes sí pueden desafiar los números del jugador surgido en River Plate (ARG) son el uruguayo Diego Forlán, quien cuenta en la actualidad con 14 tantos en su tercer proceso eliminatorio (06`, 10`y 14`) y el chileno Humberto Suazo con 11 goles (10`y 14`).


LO QUE VIENE
La pelota ya está corriendo y el equipo albiceleste que dirige Alejandro Sabella debe buscar su mejor forma. De cara a la tercera fecha, Argentina que cuenta con el mejor jugador del Mundo, Lionel Messi, sabe que se acabaron las palabras y que ahora es el momento de convencerse a sí mismos que no hay lugar para las excusas.
La “caprichosa” (pelota) volverá a ser juez y parte para la albiceleste el próximo viernes 11 de noviembre a las 17.00 hs. Será ante Bolivia –equipo al que siempre venció de local desde que se implantó el formato todos contra  todos (Francia 98`) – por la tercera fecha de la Eliminatoria Sudamericana en el Estadio “Monumental”. En la misma jornada Uruguay se medirá con Chile en Montevideo, Colombia recibirá a Venezuela en Barranquilla, Paraguay buscará recuperarse ante Ecuador en Asunción y Perú quedará libre. Mientras que tres días más tarde, el martes 15 de noviembre, por la cuarta fecha Argentina viajará a la calurosa Barranquilla para medirse en un complicadísimo cruce ante Colombia, Ecuador recibirá a Perú en Quito, Chile a Paraguay en Santiago y Venezuela a Bolivia en San Cristóbal. Libre Uruguay.