Eduardo Rovira: la otra vanguardia

Noviembre 2018

Entretenimientos

El disco de Sónico

“El quinteto Sónico no solo ha recuperado partituras perdidas, sino que ha logrado interpretar a Rovira con una perfección instrumental y estilística asombrosa. El álbum Eduardo Rovira: la otra vanguardia es el primero dedicado por completo a obras de Rovira desde su muerte. La música suena fresca y vibrante y permite apreciar la grandeza del tango de Rovira y la originalidad de su legado en el que prácticamente no se perciben trazas de influencia de su colega en la renovación del tango. Rovira no es un émulo de Piazzolla, solo un par de compases alcanzan para identificar su hermoso y particular estilo”. La explicación del musicólogo Omar Brunelli refiere, claro, a la obra de Eduardo Rovira, muchas veces mencionado como “el otro Piazzolla”, “el genio olvidado” o, simplemente, el compositor que tuvo la mala suerte de ser contemporáneo de Astor Piazzolla, cuyo predicamento y éxito en la escena musical mundial le impidieron a Rovira una mayor trascendencia. El propio Piazzolla, abandonando por un momento y solo en parte su habitual egocentrismo, dijo: “Alguna vez, Eduardo Rovira fue más revolucionario que yo”.

A modo de enmienda de ese olvido para con Eduardo Rovira –bandoneonista, arreglador y creador de dos centenares de tangos y de cerca de un centenar de obras de cámara–, el grupo Sónico, un quinteto belga que integran Stephen Meyer (violín), Anke Steenbeke (piano), Patrick de Schuyter (guitarra), Lysandre Donoso (bandoneón) y el argentino Ariel Eberstein (contrabajo) grabaron Eduardo Rovira: la otra vanguardia. El disco fue presentado en vivo en el país el mes pasado (con Camilo Córdoba en Guitarra) en una gira de trece conciertos que abarcó Buenos Aires, La Plata, Rosario y Villa María y que cerró con su participación en el Festival de Tango de Buenos Aires. 

El álbum, el primero dedicado íntegramente al músico y cuyo lanzamiento europeo está previsto para marzo de 2019 con una gran presentación en Bruselas, tiene nueve composiciones de Rovira y tres tangos de otros autores arreglados por él: El motivo, de Juan Carlos Cobián; Esquina, de Rodolfo Alchourrón, y La cumparsita, de Gerardo Matos Rodríguez. En cuanto a las composiciones de Rovira, integran el disco Majó Majú, Que lo paren, Tango para Ángele, Sanateando, Azul y yo, Sónico, El violín de mi ciudad, A Marambio Catán y Taplala. Para el oído menos entrenado, las referencias a Piazzolla no parecen ser gratuitas. Quizá una menor participación del bandoneón y un abordaje más camarístico podrían ser los elementos de diferenciación con el creador de Adiós Nonino. En cualquier caso, se trata de una aproximación definitivamente vanguardística que llevaría a los tangueros más conservadores a repetir su latiguillo: “Esto no es tango”.

Notas relacionadas