Medoro Madera

Junio 2018

Entretenimientos

El último disco del gran Rubén Blades

A punto de cumplir 70 años, el músico, actor y político panameño vuelve al disco con un trabajo muy particular. Hijo de un colombiano y una cubana, en Medoro Madera Rubén Blades rinde tributo a los soneros de Cuba, creadores de un género y un estilo que representan la música de la isla como casi ningunos, y que aquí implica también el recuerdo de su madre y de los sones que escuchaba de pequeño en su casa.

Desde la portada misma, el disco logra desconcertar al más atento, ya que el hombre que aparece en la tapa no es fácilmente reconocible. En realidad, no existe. “La fotografía del álbum es una imagen de mi padre y yo entrelazados para crear el personaje de Medoro Madera, que es un alter ego. La música es un homenaje a todos los soneros, especialmente a todos los soneros que han salido de Santiago de Cuba, en manifestación en forma de conjunto o en forma de big band con dos trompetas, así que espero que les guste y que hagan comentarios sobre eso”, dijo Blades.

El alter ego del que habla el cantautor nacido en Panamá pero residente en Nueva York es un sonero cubano octogenario, excéntrico, que bebe ron y fuma habanos y al que le apasiona el canto. El origen de Medoro Madera es atribuido al tema Mi jibarita, que Blades incluyó en el álbum Doble filo, y que con los años logró convertirse en un personaje con vida propia aunque llevado de la mano por el creador de Pedro Navaja (canción que este año cumple cuatro décadas). Tiene una voz impostada que también dificulta su identificación. No se trata de un artilugio tecnológico sino de una forma de emular los modos de cantar de aquellos soneros santiagueros, sujetos de su homenaje. Figuras como Ernesto Duarte Brito, Felipe Cabrera, Juan Arando, Abelardo Borroso, Antonio Fernández, J. Dolores Quiñones y Tony Tejera, que cuentan sus historias en clave de son (El tiempo será testigo, Cómo está Miguel, El panquelero, Me tenían amarra’o con P, La Muñeca y La caína, esta última del propio Blades) o de bolero (Ya no puedo creerlo, Levántate).

Con arreglos de Roberto Delgado, compatriota y viajo aliado artístico de Blades, quien también está frente de su implacable Orquesta, Medoro Madera es, además del regreso al disco de un gran artista de la música popular latinoamericana, también una oportunidad para seguir recuperando, como en su momento lo hizo el mundialmente exitoso Buena Vista Social Club, lo mejor de la cautivante y magnética música cubana.

Notas relacionadas